viernes, 12 de agosto de 2016

La Gran Migración.


Uno de los libros que planeo escribir para el año que viene es un libro de cuentos sobre inmigrantes.  La idea es hacer un repaso de los últimos cien años, desde 1914 hasta 2014 aproximadamente, a través de distintas migraciones.

El primer cuento empieza con una inmigrante gallega que parte de Galicia en 1914 rumbo a Argentina. El último cuento es la historia de un nigeriano que escapa en un barco de inmigrantes ilegales rumbo a Francia o Italia, aún no lo definí.

En estos días estaba pensando que todos los cuentos que planifiqué hasta ahora tienen que ver con migraciones internacionales, es decir cuentos sobre gente que sale de un país para migrar hacia otro. Pero también existen las migraciones internas.

Y de las migraciones internas ninguna me ha llamado tanto la atención como la gran migración.


La Gran Migración fue un movimiento migratorio interno de los Estados Unidos en el cual seis millones de afro americanos dejaron el sur rural para vivir en zonas urbanas del noreste, centro oeste y oeste de los Estados Unidos. Los estados del sur vivieron esta migración, pero los más afectados fueron Georgia, Alabama, Mississippi y Louisiana. Asimismo, las ciudades que más personas migrantes recibieron fueron Chicago, Detroit e Illinois. En el este del país, New York, Pennsylvania y Washington fueron las ciudades con mayor cantidad de migrantes. 

La mayoría de los autores concuerda con que la Gran Migración fueron en realidad dos. La primera entre la Primera Guerra Mundial y los años 20. Es decir entre 1914 / 1916 aproximadamente - aunque algunos sitúan el comienzo en 1910 - y fines de los años 20,  y la Segunda Gran Migración entre las décadas de los 40 y los 70. 


Si bien las cifras son aproximadas, se cree que durante la Primera Guerra Mundial, 1914-1918, unos 398.000 afro americanos migraron del sur al norte. Entre 1940 y 1960 la migración fue más fuerte aún: 3.348.000 personas migraron hacia el norte y el oeste.


Cuando la gran migración comenzó entre 1910 y 1914, sólo el 10% de la población negra vivía fuera del sur. Hacia 1930 la población afro americana en las ciudades del norte había aumentado un 30%.

La causa principal de esta migración fue la motivación económica. Desde el final de la esclavitud, la gente negra no tenía demasiadas oportunidades de avanzar económicamente en la vida. Casi nulas.  Las persona que habían trabajado como esclavos en las plantaciones lo seguían haciendo como empleados por una retribución bajísima con lo que si bien eran libre y sus vidas ya no les pertenecían a otros ser humano, las condiciones de vida no habían mejorado mucho.


Eran contados los afro americanos que podían comprar algunas parcelas de tierra. Pero la mayoría eran aparceros, agricultores arrendatarios o trabajadores agrícolas y apenas podían subsistir. 

La Primera Guerra Mundial creó una gran demanda de trabajadores en las fábricas del norte de los Estados Unidos. Esta fue la primera gran oportunidades de los trabajadores negros del sur para mejorar sus condiciones paupérrimas de vida.  La demanda de mano de obra en las fábricas del norte se debió fundamentalmente a que cinco millones de hombres blancos fueron al ejército. 


Pero no sólo las fábricas del norte necesitaban mano de obra. La Pennsylvania Railroad necesitaba tanto a los trabajadores que pagó los gastos de viaje de doce mil afro americanos del sur. También, la Illinois Central Railroad entregaba pases en tren a los afro americanos que viajaban desde el sur hacia el norte 

Cabe aclarar que no sólo lo económico era determinante en el sur. La discriminación y segregación hacia las personas de color no disminuyeron con el fin de la esclavitud. En muchos casos recrudecieron.


Desde 1876, época de la reconstrucción luego de la Guerra Civil, se implementaron en los estados del sur, antiguamente los Estados Confederados, una serie de leyes conocidas como Leyes Jim Crow. Estas leyes eran específicamente de segregación y discriminación racial. El cínico lema era “separados pero iguales”. Todos los lugares públicos y transportes estaban segregados por color. Había entradas para “colored” y para blancos.  Además se fue recrudeciendo la violencia contra los afro americanos. Existían los linchamientos, no tenían derecho a voto, no tenían acceso a educación ni a justicia equitativa. 

Las condiciones de vida urbana para los afro americanos, si bien diferían de la vida rural del sur, tampoco eran el paraíso. Y aunque la segregación no era tan brutal como en el sur, también existía en el norte.

Si bien las condiciones en el norte urbano eran mejores que en el sur rural, la vida de los afro americanos seguía siendo absolutamente desigual con respecto a la vida de los blancos.

El acceso a la educación y a la salud continuaba segregado y las condiciones de vida desmejoraban la salud. Generalmente en las ciudades se formaban guetos, es decir, barrios donde vivían exclusivamente afro americanos y, como es de imaginar, era barrios extremadamente pobres. 

La depresión de los años treinta hizo que se disminuyera la movilización de afro americanos del sur hacia el norte pero en los años cuarenta volvió con fuerza el movimiento migratorio.

El sur seguía rigiéndose por Jim Crow y las oportunidades de trabajo eran cada vez menos, debido especialmente a la mecanización del trabajo y a las políticas gubernamentales de posesión de tierras. Al mismo tiempo, y de manera similar aunque en mayor grado que lo que ocurrió con la Primera Guerra Mundial, hubo una boom de industrialización en los estados del norte debido a la Segunda Guerra Mundial. Este boom abrió nuevas oportunidades de trabajo para los afro americanos del sur. 

Si bien la migración siguió siendo hacia el norte y noreste, en esta segunda etapa se destacó la migración hacia el oeste. La población afro americana en San Francisco, por ejemplo, creció seis veces entre 1940 y 1945.

Hay que aclarar que, como pasó en la primera ola de migración, si bien las condiciones de trabajo eran mejor que en el sur, también durante esta segunda ola los afro americanos tuvieron que enfrentar discriminación y persecución.  


Social y políticamente, la gran migración trajo una toma de conciencia de los afro americanos sobre si mismos. Especialmente luego de la Primera Guerra Mundial. Muchos autores citan a esta época como el inicio del Civil Rights Movement que tuvo su pico con el reverendo Martin Luther King, Jr. durante la década del 60.



Desde la primera ola de la Gran Migración aparecieron asociaciones para dar ayuda a los 
migrantes. La National Urban League fue fundada en 1911 en New York y la Chicago Urban League abrió en 1917. Pero de estas asociaciones la más importante fue la National Association for Advancement for Colored People - NAACP - que fue fundamental en la movida de los derechos civiles.




Culturalmente la Gran Migración logró expandir la cultura afro americana. Especialmente en cuanto a música. El blues y el jazz tomaron mayor énfasis en Chicago y en New York luego de la primera ola de la gran migración. La música fue fundamental para adaptar la vida de los afro americanos a las ciudades. A partir del éxito de Mamie Smith “Crazy Blues” los “race records” (discos de música negra) fueron un éxito comercial para la industria de la música.



En los años veinte hubo un movimiento en las artes conocido como Harlem Renaissance, del que surgieron grandes músicos, artistas, pintores y escritores. Músicos como Louis Armstrong, Count Basie, Cab Calloway, Ma reiney, Bessie SmithElla Fitzgerald o Billy Holiday. 




Autores como  Countee Cullen, Zora Neale Houston o Langston Hughes.


O artistas plásticos como Jacob Lawrence que fue quien plasmó la gran migración en el lienzo.


 


La búsqueda de la sociedad afro americana por lograr la equidad de derechos sigue en pie. Desde  el fin de la esclavitud pasaron ciento cincuenta y un años y si bien los afro americanos han recorrido un largo camino - como decía la publicidad de cigarrillos - teniendo en cuenta que el actual presidente de los Estados Unidos es afro americano, aún falta camino por recorrer. El camino que los lleve al tiempo en que el color de piel no sea un motivo de discriminación. 

Los dejo con un breve documental sobre la Gran migración con lindas imágenes.





1 comentario:

  1. Muy buen post! Súper interesante...once again!

    Beb

    ResponderEliminar