miércoles, 10 de febrero de 2016

La nave de Matrix.


A esta altura entiendo que todos habrán visto Matrix. El que no lo hizo, no deje de verla.

Matrix es una película de ciencia ficción, ambientada en un futuro apocalíptico, en el cual a los seres humanos se le fueron de control las máquinas y gobiernan el mundo. Pero no sólo eso: viven de la electricidad que producen los seres humanos y los conservan, dormidos,  en matrices gigantes, en donde están conectados a una realidad virtual.

Pero, como en toda película sobre máquinas queriendo controlar el mundo que se precie de tal, hay un grupo de seres humanos que forman la resistencia a  y pretenden revertir la situación.

El nombre de una de las naves emblemáticas de la resistencia, comandada por Morpheo,  es Nebuchadnezzar, que en castellano es Nabucodonosor. Y me di cuenta que nunca había escrito sobre el verdadero: Nabucodonosor II.

Nabucodonosor II fue un rey Babilonio que vivió entre el 634 y el 562 a.C. Hijo de Nabopolasar, rey que liberó a Babilonia de la dependencia Asiria y que  le dejó a su hijo en herencia una Babilonia rica y poderosa.

Ya antes de la muerte de su padre y de asumir el trono, Nabucodonosor II venció a los egipcios en la batalla de Karkemish (605 a.C.) logrando someter a Siria y Fenicia bajo el dominio babilonio. 

Al morir su padre y justo antes de asumir el trono, Nabuconodosor se casó con Amytis de Media, en un matrimonio que pretendía afianzar la alianza entre medos y babilonios.


Nabucodonosor fue considerado uno de los más grandes generales de su época. Con el fin de enriquecer y extender su reino, se enfrentó a numerosos pueblos. Luego de su coronación volvió a Siria y Palestina para enfatizar el reconocimiento de supremacía por parte de los príncipes de las principales regiones. Entre ellos estaba Joaquín rey de Judá, quien se convirtió en su vasallo. Las relaciones entre Joaquín y Nabucodonosor fueron deteriorándose hasta que Joaquín lideró una revuelta en contra del rey babilonio.

Joaquín fue encarcelado por treinta y siete años. Junto con él, fueron encarcelados también los profetas Daniel y Ezequiel.

Seducías, nuevo rey de Judá, se alió con Egipto. Nabucodonosor lanzó sus tropas y sitió Jerusalen, ciudad que cayó tras dieciocho meses de sitio, debido a la hambruna y las epidemias.

Nabucodonosor hizo degollar a los hijos de Sedecías frente al rey de Judá y mandó a que le arrancaran los ojos. En Babilonia, Sedecías murió. Así se terminó la dinastía del rey David, mientras que Jerusalen fue incendiada y saqueada. Las clases altas hebreas fueron deportadas hacia Babilonia, en lo que se conoció como “Exilio Babilónico”. En Babilonia, los exiliados fueron tratados con la más alta consideración convivieron y fueron respetados en sus costumbres y creencias. Aún así, el pueblo hebreo tiene aversión contra Nabucodonosor por haber destruido el Templo del Rey Salomón.


En cuanto a la vida al interior de Babilonia, Nabucodonosor se ocupó de instaurar el esplendor en el reino.

Se interesó particularmente en los santuarios, no solamente por una cuestión religiosa, sino también porque los  templos eran los que controlaban a la población y los ingresos de las poblaciones bajo su administración.

Babilonia se extendía en las márgenes del río Eufrates y estaba protegida por una doble muralla y un canal. Había ocho puertas que permitían el acceso a la ciudad y la más famosa fue la puerta de Ishtar.

La arquitectura babilonia fue famosa por los zigurats, que eran pirámides escalonadas y que terminaban en un templo. El zigurat más famoso fue el dedicado a Marduk, deidad patrona de la ciudad. (También es conocido como el templo de Etemenanki, que muchos atribuyen el mito de la Torre de Babel a ese zigurat).


Pero, sin dudas, el hecho arquitectónico más famoso de Babilonia fueron sus jardines colgantes. Hay varias teorías sobre cómo eran estos jardines, ya que no se conservaron hasta la actualidad. (Se cree que a la muerte de Nabucodonosor fueron abandonados y para cuando Alejandro Magno entró en Babilonia los jardines ya estaban en ruinas. Los jardines fueron totalmente destruidos por el rey Evemero en el 125 a.C.)



Pero no sólo la floreciente economía y comercio, el poderío militar y la arquitectura caracterizaron a Babilonia durante su reinado. Babilonia fue, en épocas de Nabucodonosor II, un centro cultural por excelencia donde se destacaban ámbitos de enseñanza de astronomía, medicina y hasta literatura.

Nabucodonosor murió en 562 a.C. Lo sucedió su hijo Amel-Marduk, reinado tras el cual comenzó la decadencia de Babilonia hasta quedar en manos de los persas, conquistados por el rey Ciro II de Persia hacia el año 539 a.C. 

Pero siempre se recordará a Nabucodonosor II como el hombre que llevó a Babilonia a convertirse en un Imperio. 

Bueno, y como la nave que llevó a Morpheo y a Neo a recuperar el mundo de la voracidad de la máquinas. :)


1 comentario: