martes, 26 de abril de 2011

Taxi! A la batalla, por favor.



Quiero comenzar una nueva sección llamada “curiosidades”. Pequeñas anécdotas o datos de la historia que no suelen ser tan conocidos.


Hoy comienzo con una anécdota de la Primera Guerra Mundial, de la cual me enteré leyendo el libro de Ken Follet “La caída de los Gigantes” (que por cierto, recomiendo MUCHÍSIMO!).


Nuestra primera curiosidad ocurrió el 6 de septiembre de 1914, durante la Batalla del Marne, que libraban franceses y alemanes.


El 5 de septiembre los alemanes avanzaban sobre Paris. Los franceses tenían dos alternativas: presentar batalla o esperar que el enemigo tomara su ciudad capital. Así, los dos ejércitos se encontraron a 30 kilómetros de Paris, a la rivera del río Marne. En un momento el avance alemán se detuvo.





En ese momento, el General Joseph Gallieni, atrincherado en Paris, recibe la orden de desplegar sus tropas hacia el Marne y atacar. Pero Gallieni sólo disponía de 250 vehículos para sus 6.000 soldados. Y se le ocurrió la siguiente idea: mandó llamar a todos los taxis de Paris para que se juntaran y llevaran a los soldados a la batalla.


Se reunieron unos 600 taxis, en su mayoría eran Renault 8C del modelo AG, en Les Invalides y transportaron a los soldados al Marne. A los taxistas les pagaron un 27% más que lo que indicaba el taxímetro.


Podría decirse que fue la primera operación de infantería motorizada.


La batalla siguió hasta el 9 de septiembre, cuando los aliados franco-británicos detuvieron al ejército alemán. A pesar de este freno a los germanos, la guerra continuó por cuatro años más. Aunque ningún ejército volvió a desplazarse en taxi hasta el campo de batalla.



martes, 19 de abril de 2011

La frase de la semana.


Un 19 de abril, pero de 1882, moría Charles Darwin. Un revolucionario, sin dudas. Por eso, para retomar la sección de la frase de la semana, le rendimos homenaje a este brillante naturalista.

"No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive.
Es aquel que es más adaptable al cambio."



lunes, 11 de abril de 2011

Walk on.


Para quien no lo saben, hace unos días los irlandeses U2 estuvieron en Buenos Aires. Tuvimos la suerte de poder verlos y realmente es un show de otro planeta. Increíble!


En un momento, Bono, antes de la canción Walk On, cuenta la historia de Aung San Suu Kyi, a quien presentó como la Mandela de Asia.


Si bien en alguna oportunidad había escuchado su nombre, no tenía muy en claro su historia que, aunque aún vive y sigue siendo joven, es parte de la historia del siglo XX y del XXI.


Pero, ¿Por qué Bono la comparó con Mandela? Porque pasó 15 de los últimos 21 años en prisión, pidiendo por la libertad.


Probablemente, por vivir en la otra punta del planeta no nos damos cuenta y no nos enteramos de la barbarie en la que viven otros seres humanos. Pero en Birmania, actual República de Myanmar, desde hace medio siglo se vive sin libertad y en medio de constantes y aberrantes violaciones a los derechos humanos.


Birmania, o Myanmar, es una república del Sudeste asiático, que limita con China, Laos, India, Tailandia y Bangladesh. Desde el año 1962 es gobernada por una dictadura militar que permitió elecciones en dos oportunidades: en 1990 que, al perder abrumadoramente, ignoraron el resultado y continuaron en el poder. El año pasado, en el 2010 volvieron a haber elecciones pero prohibiendo al partido opositor, la Liga Nacional para la Democracia.





Las atrocidades contra la población, las minorías étnicas y los opositores al régimen cometidos por la dictadura militar son innombrables. Para que tengan una idea, se han llegado a formar cuadrillas llamadas como “batallón de violadores”, formadas por soldados birmanos que se dedicaban a violar sistemáticamente a mujeres de todas edades, incluidas niñas, de la minoría étnica shan. Luego de un tiempo de violaciones constantes, son asesinadas.


En este país, lucha Aung por la libertad y la democracia.




Nació en Rangún, el 19 de junio de 1945, y es hija de Aung San, líder y héroe nacional que fue asesinado en 1947 luego de firmar la independencia con el gobierno británico.


Estudió en Oxford, donde se graduó en filosofía, economía y ciencias políticas. En 1972 se casó con el académico británico Michael Aris.


Aung San Suu Kyi estudió en Oxford, trabajó en las Naciones Unidas y fue profesora en la India, hasta regresar a su Birmania natal en 1988. Ese mismo año comenzó a participar abiertamente en manifestaciones en pro de la independencia nacional y de la unión de las etnias, profundamente divididas. Ayudó a crear la Liga Nacional para la Democracia.



En 1989 fue arrestada en su domicilio, por no querer exiliarse. Asumió la conducción de la Liga Nacional para la Democracia, partido que ganó las elecciones en 1990 pero que la dictadura reinante negó.


Premiada por su labor en varias ocasiones, el mayor premio llegó en 1991, cuando se le otorgó el Premio Nobel de la Paz. Fue a recibirlo su hijo mayor, Alexander, ya que Aung seguía bajo arresto domiciliario.


En 1995 fue puesta en libertad por poco tiempo, debido a las presiones de los Estados Unidos, pero en 1996 volvió a ser arrestada en su domicilio, esta vez con bloqueos, sin recibir visitas.


El acoso psicológico mayor al que fue sometido fue la separación de su familia. Su marido e hijos no obtenían visas para poder visitarla y ella no podía salir a verlos. En marzo de 1999, Michael, su marido, falleció de cáncer de próstata sin poder ver a su mujer. En abril de ese mismo año, se le permitió a Kim, su hijo menor, ver a su madre por unas horas en el aeropuerto.



En 2002, como parte de un acuerdo negociado por las Naciones Unidas, Aung fue puesta en libertad y con permiso para movilizarse por todo el país. El gobierno estaba seguro que tras un largo tiempo en prisión la gente ya no escucharía su mensaje. En cada reunión que ofrecía en diferentes ciudades, la gente asistía de a miles.


El hostigamiento hacia Suu Kyi fue creciendo hasta el punto de un intento de asesinato en en mayo de 2003. Aung salvó su vida pero 70 partidarios fueron golpeados hasta la muerte. Este episodio fue conocido como la masacre de Depayin. Tras este ataque, la líder fue nuevamente detenida y puesta bajo arresto domiciliario.


En octubre de 2009, Aung se reunió con la Junta Militar para tratar su libertad. En enero de 2010 se filtró el rumor sobre su liberación luego de las elecciones que se celebrarían en noviembre de ese año. El 12 de noviembre de 2010 se firmó la liberación de Aung. El 13 de noviembre fue liberada.


A fines de marzo del 2011 (si ayer, claro), la Junta Militar Birmana se disolvió y en la actualidad hay un gobierno de transición. Aún quedan muchos presos políticos. Suu Kyi, aún sigue trabajando por la libertad y la democracia.







¿Qué es lo que hace grandiosa a esta mujer? A ella se le ofreció el exilio, que tranquilamente podría haber aceptado. Pienso en mi y me pregunto: por la libertad de mi país, aceptaría vivir prisionera y alejarme de mi marido y mis hijos. La respuesta es rotundamente ¡NO! Por eso, es tan valioso lo que hizo y hace esta mujer.


Literalmente, entrega su vida en pos de la libertad. Como Mandela. Porque no hay posibilidad de volver a vivir. Es esta vida. Y punto. Y ellos la entregaron para que el mundo supiera lo que pasaba en sus países y lograr la libertad.