martes, 29 de noviembre de 2011

jueves, 17 de noviembre de 2011

Cuando Piazzolla conoció a Gardel.

Se imaginarán los lectores de este blog que tipo de música escucho. Rock, soul, reggae, jazz y pop. Difícilmente me sorprendan escuchando otra música. Muy difícilmente. Además, me resulta muy complicado escuchar música que no me gusta, ya que creo que la música se escucha con el alma y no con los oídos.

El tema es que la música típica con la que se identifica a mi país es el tango, que no escucho. Sinceramente no me gusta el tango, no lo disfruto. Pero esta vez quería escribirles una curiosidad que leí hace poco, relacionada con el tango.
Dos de las figuras más emblemáticas de esta música en Argentina son Carlos Gardel y Astor Piazzolla. Uno, el mejor cantante de tangos. El otro el mejor bandoneonista. Si me preguntaban qué tenían que ver Gardel y Piazzolla hubiera contestado que el tango. Pero nunca me imaginé que se hubieran conocido.
Astor Piazzolla nació en Mar del Plata pero de muy pequeño se fue con sus padres a vivir a New York. Vivía en Manhattan, en un barrio humilde, donde su padre trabajaba de peluquero.
A pesar de lo que uno pueda suponer, no se crió escuchando tangos, sino jazz. Sus amigos de la infancia eran hijos de inmigrantes italianos y nada tenían que ver con la idiosincracia del “arrabal”.




Cuando cumplió 9 años el papá le regaló un bandoneón (aunque él tocaba la armónica). Allí comenzó su carrera musical.
En 1934, Carlos Gardel, ya un mundialmente famoso cantante de tangos, llegó a New York para filmar la película “El día que me quieras”.  Allí, por cuestiones del destino conoció a un chico argentino, de 13 años, que tocaba el bandoneón. Así, Astor terminó teniendo una participación en la película, una ínfima aparición como diariero (canillita como se le dice en Argentina).
Cuenta Astor en el libro “Astor Piazzolla, a manera de memorias” que  cuando Gardel lo escuchó tocar el bandoneón le dijo: “¡Pibe, vos tocás el bandoneón como un gallego!
Desde ese momento, durante su estadía en New York, Gardel pasó un tiempo con los Piazzolla. “El pibe” oficiaba de traductor (Gardel no hablaba inglés), e iba a comer los ravioles de la mamá de Astor. De hecho, fue como agradecimiento que Gardel le ofreció a Astor participar en la película.
Cuando finalizó la filmación de la película, Gardel organizó una fiesta donde se sirvió asado. En ese momento le pidió al joven Piazzolla que tocara un tango. Fue el primer tango de Astor. La canción en cuestión era “Arrabal Amargo”.



Gardel emprendió un viaje a Hollywood y de allí partiría a su gira latinoamericana. Desde Hollywood se comunicó con los Piazzolla para ofrecerle a Astor que se uniera a su grupo en la gira. Ni sus padres, ni el sindicato de músicos le dieron permiso para viajar, por ser menor de edad. O tal vez fue el destino, ya que fue en esa gira que Gardel encontró al muerte. En junio de 1935 el avión en el que viajaban Gardel y su grupo se estrelló contra otro aeroplano que también estaba por despegar.
Sólo hubieron tres sobrevivientes en la tragedia. Pero ahora sabemos que son cuatro. Ya que de haber ido, no sabemos si “el pibe” se hubiera salvado o no. La realidad es que no fue y se convirtió en el genio que fue: Astor Piazzolla.


viernes, 11 de noviembre de 2011

El crack de Wall Street



Aquí estoy amigos, de vuelta. No me fui, siempre estuve, sólo que sin escribir. Y me obligué a hacerme un tiempo para retomar lo que me gusta: escribir la historia.

Vimos con mi marido una película buenísima sobre la crisis financiera del 2008, que se llama “Too big to fail”. Es muy recomendable y aclara un poco como el gobierno de los Estados Unidos, para evitar  que se cayeran los principales bancos y  una nueva “gran depresión”, inyecto dinero a las principales entidades financieras.



Entonces surgió la charla sobre aquella Gran Depresión  y el  crack de Wall Street que la generó.  El tema es que muchas veces se confunde la depresión económica con la caída de Wall Street.

El crack, también conocido como jueves negro (el 24 de octubre de 1929), o lunes negro (28/10) o martes negro (29/10), fue una devastadora caída del mercado de valores de los Estados Unidos. La Gran Depresión fue la crisis económica generada por la caída de la “bolsa”.

Se llamó gran depresión porque esa crisis económica implicó recesión, desocupación, miseria, y caída de los ingresos y del estilo de vida de la mayor parte de los estadounidenses. Pero hablemos de la causante.

La década del 20 fue de gran prosperidad y crecimiento industrial. De hecho pasó a la historia como “los felices años 20” o  “los años locos”.  La prosperidad se debió principalmente a dos causas: superproducción industrial y superproducción agrícola.
Esto provocó un crecimiento de industrias como la automotriz, química, eléctrica, farmacéutica, la del petróleo, electrodomésticos y la aviación entre otras.  Hubo un aumento de la concentración empresarial a través de lo que se conoce como “trust” o “holdings “ y aparecieron los “cárteles internacionales” que controlaban los precios mundiales del acero y del petróleo.

Esta superproducción, no sólo tenía mercado en los Estados Unidos, sino también en la Europa destrozada por la Gran Guerra. 

Pero, a partir de 1925, comenzaron a darse dos características que llevaron directamente a la quiebra de la bolsa y la posterior crisis. En primer lugar, la superproducción de la que hablamos anteriormente, comenzó a superar las necesidades reales de consumo. Esto se debió fundamentalmente al subconsumo (es decir, en lo doméstico: la oferta de bienes era mayor a la demanda como consecuencia de una distribución desigual de la renta y, en lo internacional, el proteccionismo impuesto en los países europeos que hicieron caer el comercio internacional).




Asimismo se dio un “boom especulativo”. Miles de norteamericanos comenzaron a invertir  fuertemente en el mercado de valores. Esto provocó un alza de valores que, a su vez, hacía que más personas quisieran comprar valores y acciones. Se comenzaron a dar créditos para la compra de acciones. Se llegó a prestar unos 8.5 mil millones de dólares, una cantidad bastante mayor de lo que circulaba en los Estados Unidos en ese momento.
A mayor compra de bonos, mayor era el alza y más grande la burbuja económica. Y cuánto más grande es la burbuja, más ruido hace al estallar... Fácticamente, lo que hizo caer a la bolsa fue la falta de confianza. Y esta comenzó en marzo de 1929.

El Promedio Industrial Dow Jones (que es el principal índice bursátil y que mide el beneficio de las 30 mayores empresas que cotizan en la bolsa de Estados Unidos), había incrementado cinco veces su valor. Ante un alza importante y constante de los bonos durante tres semanas seguidas se reunió el Consejo de la Reserva Federal de Estados Unidos. Esta reunión generó desconfianza y el 25 de marzo el índice cayó 9, 5 puntos. Al otro día los valores perdían 3 puntos por hora.


En ese momento, Charles Mitchel, presidente del National City Bank, utilizó los recursos del Banco para comprar títulos y dar la sensación de que estaba esperando (especulando) la baja para poder comprar. Esto regeneró la confianza. Pero no duró mucho.



A mediados de octubre comenzaron a venderse acciones y esto generó un pánico tal que el jueves 24, el jueves negro, la bolsa cayó un 9 %. Ese mismo día hubo un alza gracias a una inyección de divisas  (250 millones de dólares aproximadamente) de los principales bancos( National City Bank, JP Morgan Chase, Chase National Bank, entre otros). Pero el alza fue ficticia y, el 29 de octubre se negociaron 16.4 millones de acciones. El Dow Jones cayó un 12 % y la bolsa perdió 14 mil millones de dólares en valores ese día. En pocas horas, dieciséis millones y medio de acciones se vendieron con pérdida a un promedio del 40%. La bolsa se desplomaba.

La gente entró en pánico y muchos, antes semejante ruina de sus finanzas, se suicidaban. La confianza en el sistema era tal que no podían creer lo que estaba ocurriendo. Pocos pudieron prever el crack.

No solamente fue responsabilidad de las entidades financieras, sino también del estado que no intervino para regular las especulaciones financieras. Esta crisis provocó la caída de la administración de Herbert Hoover y de doce años del Partido Republicano en el poder.

A partir de ese octubre negro comenzó lo que se llamó la “gran depresión”. La caída de la bolsa provocó una crisis económica de tal magnitud que se expandió a casi todo el mundo, desembocando en la Segunda Guerra Mundial. Pobreza, miseria, desocupación, quiebra de empresas, gente viviendo en las calles. Pero la gran depresión es tema para un próximo post.



En 2008, 79 años después Wall Street,  volvió a temblar. En 2011, 82 años después, las bolsas caen, aumenta la pobreza en el mundo, tiembla la Unión Europea y los “Indignados” copan el mundo. No aprendimos nada. De qué sirve estudiar historia si no aprendemos  de los errores?

Los dejo con un muy buen documental sobre la crisis del 29 (tómense un rato y véanlo). 

Ojalá aprendamos...

domingo, 11 de septiembre de 2011

Día del maestro


Se que les debo, amigos, por este abandono. Ya volveré. Mientras tanto los dejo con esta frase de Domingo Faustino Sarmiento, en el día del maestro.

Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Son las escuelas la base de la civilización.


miércoles, 6 de julio de 2011

La frase de la semana.





Y bueno, como hoy es mi cumpleaños, voy a regalarme la frase de la semana, que es de mi queridísimo y admiradísimo Friedrich Nietzsche.



"La potencia intelectual de un hombre se mide por 
la dosis de humor que es capaz de utilizar."

martes, 28 de junio de 2011

Los amantes de Teruel


La vagancia que me estaba distrayendo de escribir tenía que tener un límite. Por suerte vencí y acá estoy. Y aprovechando que es el cumple de una amiga muy romántica, decidí volver con una historia de amor muy conocida en España. Es la historia de los “amantes de Teruel”.


Situados en el siglo XIII, en Teruel, una de las ciudades más importantes de la región de Aragón. El momento histórico es el de la reconquista. recordemos que los musulmanes invadieron la península ibérica en el año 722 y desde ese entonces los cristianos trataron de reconquistar el territorio.


Uno de los guerreros que logró reconquistar Teruel en el año 1172 fue don Blasco de Marcilla. La familia Marcilla era muy prospera, una de las familias más importantes del pueblo, pero hacia la primer década del 1200, en el 1208, la familia se empobreció debido a una plaga de langostas.

Otra de las familias prósperas del lugar era la familia Segura, que si bien no tenía el linaje de los Marcilla era mucho mas rica por haberse dedicado al comercio.


Casi como si fueran Romeo y Julieta, los Marcilla tenían un hijo, Diego y los Segura una hija, Isabel. Los chicos jugaban juntos cuando niños y Diego siempre estuvo enamorado de Isabel. Cuando llegaron a la edad correcta, Isabel y Diego creyeron que era momento de hablar con el padre de su enamorada para pedirle la mano.


Don Pedro de Segura, padre de Isabel, vio inconveniente el enlace, debido a la falta de fortuna de Diego. Así es que Don Diego, lastimado profundamente por darse cuenta que su “suegro” nunca aceptaría la unión, decidió enriquecerse. Para eso, partió en búsqueda de riquezas luchando en la guerra contra el “infiel”.


Don Diego entendió que era injusto que su amada lo esperara eternamente, por lo cual se puso un plazo de cinco años, de espera y mutua fidelidad. Si en cinco años Diego no volvía, Isabel quedaba libre para desposar a quien su padre considerara correcto. En la primavera de 1212 Diego partió a Zaragoza a unirse al ejército de Pedro II.




Pasaron los años e Isabel siempre esperando a su amado, preguntando a cada viajero o comerciante que llegaba a la ciudad. Al transcurrir cuatro años, su padre comenzó a presionar a Isabel para que se casara con otro hombre, un pretendiente rico e ilustre llamado Don Pedro de Azagra. Fue tal la presión que Isabel accedió a casarse con la condición de hacerlo una vez que culminara el tiempo de espera, es decir, cuando se cumplieran los cinco años que le prometió a Diego.


El mismo día en que se cumplieron los cinco años se celebró la boda de Isabel.


Esa misma tarde, entraba a la ciudad Don Diego, que volvía victorioso y habiendo conseguido la fortuna que prometió traer.


Se dirigió directo a la morada de Isabel. Al ver tanta gente agolpada preguntó que ocurría y se enteró de la boda. Desolado, lleno de pena, rabia, dolor, decidió entrar al salón para que Isabel en persona le ratificara la versión de su casamiento.


Isabel, al ver a su amante, al descubrir en su mirada y en su rostro el reproche de su amado, se desmayó. Cuando volvió en si, se disculpó con los presentes y se retiró a sus aposentos. Diego la siguió disimuladamente.


Al entrar en la alcoba nupcial y luego de varios reproches, Diego le juró que se iría para siempre y lo único que le pidió fue un beso de despedida. Isabel, fiel a su matrimonio, se lo negó tres veces.




Ante la negativa, Diego cayó muerto a sus pies. En ese instante entra a la habitación el marido de Isabel y para no alarmar a los presentes, deciden llevar el cuerpo de Diego cerca de la casa de la familia Marcilla.


Al otro día, el pueblo se vistió de luto para los funerales de Don Diego de Marcilla. Don Martín, padre de Diego, decidió hacer su funeral en la Iglesia de San Pedro.


Allí, en medio de la multitud, apareció Isabel, cubierta con un manto. Se acercó al cuerpo de su amado y se inclinó a besarlo, a darle aquel beso que en vida le había negado.


Pero, luego de besarlo, Isabel cayó muerta al lado del cuerpo de Don Diego. La gente presente creyó que una mujer se había desmayado. Gran sorpresa se llevaron al ver que era Doña Isable de Segura y, aun mayor fue la sorpresa, al verla muerta.


Las familias decidieron enterrarlos juntos, en la capilla de San Cosme y San Damián, en la Iglesia de San Pedro. Allí fueron encontradas ambas momias en 1555, con una documentación que contaba lo sucedido.


Las momias se conservan en el mausoleo de los Amantes, al lado de la Iglesia original.


La historia de los amantes de Teruel ha sido reescrita infinidad de veces. Escritores de la talla de Tirso de Molina o Tomás Bretón se han inspirado en esta historia.


Desde 1997, cada año, en Teruel, se conmemora a los amantes en las fiestas de “Las bodas de Isabel de Segura”, donde se representa en la calle los sucesos de los amantes. Toda la ciudad se viste de Medieval. La fiesta se celebra durante el tercer fin de semana de febrero.


Están avisados, si en febrero no tienen mucho que hacer, pueden darse una vueltita por Teruel, en Aragón y escuchar y participar de esta historia de amor, los Romeo y Julieta del mundo hispano.




miércoles, 11 de mayo de 2011

La frase de la semana.





Hace 30 años moría Robert Nesta Marley - Bob. Y la frase de la semana es la última frase que pronunció, sus últimas palabras. Se las dijo a su hijo Ziggy, y son estas:

"El dinero no compra la vida".


martes, 26 de abril de 2011

Taxi! A la batalla, por favor.



Quiero comenzar una nueva sección llamada “curiosidades”. Pequeñas anécdotas o datos de la historia que no suelen ser tan conocidos.


Hoy comienzo con una anécdota de la Primera Guerra Mundial, de la cual me enteré leyendo el libro de Ken Follet “La caída de los Gigantes” (que por cierto, recomiendo MUCHÍSIMO!).


Nuestra primera curiosidad ocurrió el 6 de septiembre de 1914, durante la Batalla del Marne, que libraban franceses y alemanes.


El 5 de septiembre los alemanes avanzaban sobre Paris. Los franceses tenían dos alternativas: presentar batalla o esperar que el enemigo tomara su ciudad capital. Así, los dos ejércitos se encontraron a 30 kilómetros de Paris, a la rivera del río Marne. En un momento el avance alemán se detuvo.





En ese momento, el General Joseph Gallieni, atrincherado en Paris, recibe la orden de desplegar sus tropas hacia el Marne y atacar. Pero Gallieni sólo disponía de 250 vehículos para sus 6.000 soldados. Y se le ocurrió la siguiente idea: mandó llamar a todos los taxis de Paris para que se juntaran y llevaran a los soldados a la batalla.


Se reunieron unos 600 taxis, en su mayoría eran Renault 8C del modelo AG, en Les Invalides y transportaron a los soldados al Marne. A los taxistas les pagaron un 27% más que lo que indicaba el taxímetro.


Podría decirse que fue la primera operación de infantería motorizada.


La batalla siguió hasta el 9 de septiembre, cuando los aliados franco-británicos detuvieron al ejército alemán. A pesar de este freno a los germanos, la guerra continuó por cuatro años más. Aunque ningún ejército volvió a desplazarse en taxi hasta el campo de batalla.



martes, 19 de abril de 2011

La frase de la semana.


Un 19 de abril, pero de 1882, moría Charles Darwin. Un revolucionario, sin dudas. Por eso, para retomar la sección de la frase de la semana, le rendimos homenaje a este brillante naturalista.

"No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive.
Es aquel que es más adaptable al cambio."



lunes, 11 de abril de 2011

Walk on.


Para quien no lo saben, hace unos días los irlandeses U2 estuvieron en Buenos Aires. Tuvimos la suerte de poder verlos y realmente es un show de otro planeta. Increíble!


En un momento, Bono, antes de la canción Walk On, cuenta la historia de Aung San Suu Kyi, a quien presentó como la Mandela de Asia.


Si bien en alguna oportunidad había escuchado su nombre, no tenía muy en claro su historia que, aunque aún vive y sigue siendo joven, es parte de la historia del siglo XX y del XXI.


Pero, ¿Por qué Bono la comparó con Mandela? Porque pasó 15 de los últimos 21 años en prisión, pidiendo por la libertad.


Probablemente, por vivir en la otra punta del planeta no nos damos cuenta y no nos enteramos de la barbarie en la que viven otros seres humanos. Pero en Birmania, actual República de Myanmar, desde hace medio siglo se vive sin libertad y en medio de constantes y aberrantes violaciones a los derechos humanos.


Birmania, o Myanmar, es una república del Sudeste asiático, que limita con China, Laos, India, Tailandia y Bangladesh. Desde el año 1962 es gobernada por una dictadura militar que permitió elecciones en dos oportunidades: en 1990 que, al perder abrumadoramente, ignoraron el resultado y continuaron en el poder. El año pasado, en el 2010 volvieron a haber elecciones pero prohibiendo al partido opositor, la Liga Nacional para la Democracia.





Las atrocidades contra la población, las minorías étnicas y los opositores al régimen cometidos por la dictadura militar son innombrables. Para que tengan una idea, se han llegado a formar cuadrillas llamadas como “batallón de violadores”, formadas por soldados birmanos que se dedicaban a violar sistemáticamente a mujeres de todas edades, incluidas niñas, de la minoría étnica shan. Luego de un tiempo de violaciones constantes, son asesinadas.


En este país, lucha Aung por la libertad y la democracia.




Nació en Rangún, el 19 de junio de 1945, y es hija de Aung San, líder y héroe nacional que fue asesinado en 1947 luego de firmar la independencia con el gobierno británico.


Estudió en Oxford, donde se graduó en filosofía, economía y ciencias políticas. En 1972 se casó con el académico británico Michael Aris.


Aung San Suu Kyi estudió en Oxford, trabajó en las Naciones Unidas y fue profesora en la India, hasta regresar a su Birmania natal en 1988. Ese mismo año comenzó a participar abiertamente en manifestaciones en pro de la independencia nacional y de la unión de las etnias, profundamente divididas. Ayudó a crear la Liga Nacional para la Democracia.



En 1989 fue arrestada en su domicilio, por no querer exiliarse. Asumió la conducción de la Liga Nacional para la Democracia, partido que ganó las elecciones en 1990 pero que la dictadura reinante negó.


Premiada por su labor en varias ocasiones, el mayor premio llegó en 1991, cuando se le otorgó el Premio Nobel de la Paz. Fue a recibirlo su hijo mayor, Alexander, ya que Aung seguía bajo arresto domiciliario.


En 1995 fue puesta en libertad por poco tiempo, debido a las presiones de los Estados Unidos, pero en 1996 volvió a ser arrestada en su domicilio, esta vez con bloqueos, sin recibir visitas.


El acoso psicológico mayor al que fue sometido fue la separación de su familia. Su marido e hijos no obtenían visas para poder visitarla y ella no podía salir a verlos. En marzo de 1999, Michael, su marido, falleció de cáncer de próstata sin poder ver a su mujer. En abril de ese mismo año, se le permitió a Kim, su hijo menor, ver a su madre por unas horas en el aeropuerto.



En 2002, como parte de un acuerdo negociado por las Naciones Unidas, Aung fue puesta en libertad y con permiso para movilizarse por todo el país. El gobierno estaba seguro que tras un largo tiempo en prisión la gente ya no escucharía su mensaje. En cada reunión que ofrecía en diferentes ciudades, la gente asistía de a miles.


El hostigamiento hacia Suu Kyi fue creciendo hasta el punto de un intento de asesinato en en mayo de 2003. Aung salvó su vida pero 70 partidarios fueron golpeados hasta la muerte. Este episodio fue conocido como la masacre de Depayin. Tras este ataque, la líder fue nuevamente detenida y puesta bajo arresto domiciliario.


En octubre de 2009, Aung se reunió con la Junta Militar para tratar su libertad. En enero de 2010 se filtró el rumor sobre su liberación luego de las elecciones que se celebrarían en noviembre de ese año. El 12 de noviembre de 2010 se firmó la liberación de Aung. El 13 de noviembre fue liberada.


A fines de marzo del 2011 (si ayer, claro), la Junta Militar Birmana se disolvió y en la actualidad hay un gobierno de transición. Aún quedan muchos presos políticos. Suu Kyi, aún sigue trabajando por la libertad y la democracia.







¿Qué es lo que hace grandiosa a esta mujer? A ella se le ofreció el exilio, que tranquilamente podría haber aceptado. Pienso en mi y me pregunto: por la libertad de mi país, aceptaría vivir prisionera y alejarme de mi marido y mis hijos. La respuesta es rotundamente ¡NO! Por eso, es tan valioso lo que hizo y hace esta mujer.


Literalmente, entrega su vida en pos de la libertad. Como Mandela. Porque no hay posibilidad de volver a vivir. Es esta vida. Y punto. Y ellos la entregaron para que el mundo supiera lo que pasaba en sus países y lograr la libertad.



miércoles, 30 de marzo de 2011

d'Artagnan al ataque!



En estas vacaciones, mientras estaba en la playa, me compré un par de revistas españolas de historia muy buenas e interesantes. En una de las revistas, salió un extenso artículo sobre d’Artagnan y sus mosqueteros. Una historia, más allá de la novela de Dumas, que no conocía y creo que les va a gustar tanto como a mi.


La cuestión es que d’Artagan y sus mosqueteros, existieron, aunque con diferencias respecto a los personajes de Dumas.


El personaje de d’Artagnan surge de las páginas del libro “Memorias del Señor d’Artagnan, escrito por Gatien de Courtilz, un soldado que compiló las historias de uno de sus superiores y en el cual se basó Alexander Dumas.


Empecemos por sus mosqueteros más famosos: Athos, Aramis y Porthos.


Athos fue en realidad Armand de Sillegue d’Athos, un mosquetero que nació en 1615 y murió en 1643 con apenas 28 años, en una pelea callejera.


El verdadero nombre de Porthos era Isaac de Portau, también mosquetero, nacido en el año 1617. A diferencia de su compañero, se retiró a la campiña para vivir con su esposa y murió muy viejo para la época, en 1712 a los 95 años.


El último de los Tres Mosqueteros, Aramis, se llamaba Henri d’Aramitz, se retiró a la campiña cuando se disolvieron los Mosqueteros. En 1654 volvió a Paris a reunirse con su amigo d’Artagnan, pero al llegar enfermó y murió.





Habiendo hecho un brevísimo resumen de quiénes fueron los mosqueteros, podemos adentrarnos en la vida de d’Artagnan.


Para comenzar debemos aclarar que el verdadero d’Artagnan no vivió la época en la que lo describe Dumas, sino unos años más tarde. En el libro de Dumas d’Artagnan presta servicios en la corte de Luis XIII, con el Cardenal Richelieu. Pero el verdadero d’Artagnan fue Mosquetero del conocido como Rey Sol, Luis XIV y de su Ministro, Cardenal Mazarino.


Nació en Lupiac, en 1611 y en 1640 llegó a Paris donde se unió como cadete en las Guardias Francesas.


Entre 1640 y 1642 participó de varios asedios de las que salió siempre ileso. Luego de estas hazañas, entro en contacto con la compañía militar de elite que se encargaba de la custodia personal del Rey. El trabajo con los mosqueteros duró poco porque en 1646, Ana de Austria, Reina regente de Francia desde la muerte de Luis XIII y debido a que el futuro Luis XIV era aún menor.





Pero, gracias a la recomendación del jefe de Mosqueteros, el Cardenal Mazarino enroló a d’Artagnan en varias misiones secretas.


En 1649 volvió a la Guardia Francesa y cinco años después fue nombrado capitán. En 1657, cuando Mazarino restableció a los Mosqueteros, fue incorporado con el grado de subteniente. Un tiempo después alcanzó el mando efectivo del cuerpo.


Pero luego de tantos servicio, en 1659, mientras escoltaba a LuisXIV, conoció a su futura esposa Anne-Charlotte de Chancely, y se retiró a vivir su vida de casado. Tuvieron dos hijos varones. El matrimonio terminó muy mal porque Anne-Charlotte, harta de las infidelidades, renunció al matrimonio. Así, d’Artagnan volvió a su trabajo de Mosquetero. (Cabe señalar que a la muerte de d'Artagnan, sus hijos fueron "apadrinados" por el mismísimo Luis XIV y llegaron a formar parte de los Mosqueteros como su padre).





En 1661, luego de la muerte del Cardenal Mazarino, d’Artagnan estuvo muy cerca del Rey Luis XIV quien le encargaba cada vez con mas asiduidad, trabajos de riesgo y de protección de su persona y su familia. encargos que el mosquetero realizaba con total destreza y habilidad. Especialmente en el año 1667 cuando Francia intervino en la guerra contra España en el frente de Flandes.


Durante la campaña de Holanda, luego de apoderarse de cuarenta y dos ciudades, las tropas de Luis XIV iniciaron el asedio de Maastricht. Allí, el 25 de junio de 1673, 37 mosqueteros fueron muertos junto a su capitán, el conde d’Artagnan.


Probablemente no hubiéramos sabido nada de este mosquetero si un siglo más tarde, el genial Alejandro Dumas, no hubiera dado vida a su personaje más famoso.


Hoy en día, se puede visitar en Lupiac, en la región de Gers, no muy lejos de Toulouse, el museo de d’Artagnan, donde se cuenta la historia de este personaje.


Un pour tous, tous pour un”.


Los dejo con el trailer de una nueva versión de Los tres Mosqueteros (mezclado con Matrix!), que se estrenará a fines del 2011.


jueves, 17 de marzo de 2011

El sueño del celta.



Tuve la suerte de que Papá Noel me trajera de regalo, la última navidad, el libro El sueño del Celta, del reciente Premio Nobel, Mario Vargas Llosa.

El libro trata la vida de Roger Casement, diplomático británico, nacionalista irlandés y el hombre que le mostró al mundo las atrocidades que se cometían en el Congo Belga y en el Putumayo (la Amazonia Peruana), contra los indígenas que trabajaban en la industria del caucho.

La verdad es que cuando empecé a leer este libro no tenía la menor idea de quién era Casement. El libro es muy, muy interesante. Al principio tal vez un poco lento, pero a medida que uno se adentra en la historia no puede dejarla.

Debido a acomodamientos con mis hijos, horarios, colegios, etc., estoy un poco "vaga" para escribir. Pero no quería abandonarlos. Por eso, mientras preparos nuevas cosas, los dejo con este video en donde el propio Vargas Llosa cuenta quién fue Casement.

No dejen de leer el libro. Y no dejen el blog, que muy pronto va a volver a estar activo!!! Saludos a todos y gracias por bancar!


jueves, 17 de febrero de 2011

La frase de la semana.



El 15 de febrero del año 2011 se cumplieron 200 años del nacimiento de Domingo Faustino Sarmiento. Fue presidente de la República Argentina, Estadista (que no es lo mismo que presidente), educador, pedagogo, periodista, militar y docente. Fundamentalmente docente.

Entendió, como pocos que la educación es la base del desarrollo del ser humano como ser de bien, como pilar de una sociedad cuyo último fin sea la protección de las libertades individuales y el bien común. Por eso, la frase de esta semana es de Don Domingo Faustino.



"Hombre, pueblo, Nación, Estado, todo:
todo está en los humildes bancos de la escuela."



miércoles, 16 de febrero de 2011

La peste negra.

Amigos, se que no tengo disculpas por abandonarlos. No se si es el verano, las vacaciones o el calor, pero me cuesta mucho escribir. Y como esto lo hago por placer, no quería transformarlo en obligación y escribir cualquier cosa sólo por cumplir. Sabrán disculpar. Acá les dejo un nuevo posteo, desde el Viejo Hotel Ostende, inspirada por el espíritu de Bioy Casares y Saint Exupery, que solían veranear acá. A la vuelta les prometo buenas cosas, (y fotos del hotel, inaugurado en 1913).


Hace un tiempo, estábamos viendo con mis hijos un corto de Pixar sobre Ratatouille. En el corto, Remy, la adorable ratita protagonista, cuenta la historia de las ratas en el mundo. Y por supuesto el enorme protagonismo que tuvieron en la epidemia de peste bubónica en Europa durante el siglo XIV. Se me ocurrió que nunca escribí sobre el tema y quise hacerlo.


Se conoció como peste negra a la epidemia que se extendió por toda Europa durante el siglo XIV, causada por una pulga que habitaba en las ratas negras, llamada Yersinia Pestis y, se cree, llegaron desde Oriente en barcos.


La peste apareció en Florencia en el año 1348 y se expandió por todo el continente. Hacia comienzos del siglo XIV se produjo en Europa un fuerte cambio de clima: temperaturas muy bajas que afectaron las cosechas y, como consecuencia hubo escasez de alimentos, encarecimiento de productos que llevaron al hambre a una gran parte de la población




Asimismo, en el año 1339 comenzó lo que se conoció como la Guerra de los Cien Años (enfrentamiento entre Inglaterra y Francia de la que nos ocuparemos en otro momento). Esta guerra trajo problemas de salubridad que hacían más fácil el contagio y la expansión de la enfermedad.


Las víctimas de la enfermedad estaban cubiertas con manchas negras debido al daño a las capas inferiores de la piel y los tejidos. Por estas manchas es que se conoció como “negra” a la peste.


Existían tres manifestaciones de la enfermedad: peste bubónica (llamada así por la inflamación de los nódulos linfáticos (bubos), la peste neumónica (se transmitía de persona a persona, como un resfrío) y la peste septicémica, que tenía una porcentaje del ciento por ciento de mortandad.


Se calcula que murieron 25 millones de personas. Luego del comienzo del primer brote hubieron otros dos: en 1360 y en 1371, que retardaron la recuperación demográfica.


Hacia el año 1340 la población de Europa ascendía a 73.5 millones de personas. Hacia el 1450 la población diezmada alcanzaba 50 millones de almas.


Pero esta epidemia generó grandes cambios económicos y sociales.


El despoblamiento del campo, debido a que los campesinos eran la población más vulnerable, se tradujo en escasez de mano de obra y en una reducción del espacio cultivado. De esta manera se generó un baja en los precios agrarios y una suba de los salarios de los campesinos libres.


La infraestructura agraria se deterioró y se generó una movimiento migratorio del campo a la ciudad.


Los “señores” pretendían frenar sus pérdidas apelando a la restitución de antiguos derechos señoriales y a una mayor recaudación de impuestos. Ésto provocó rebeliones contra la nobleza y los señores, especialmente en el norte de Italia, Francia e Inglaterra.


Otra consecuencia de la propagación de la peste fue que comenzó a surgir la producción artesanal en las ciudades; debido a éxodo del campo a la ciudad apareció una nueva clases social: la burguesía (burguesía era la clase social formada por artesanos, comerciantes y personas libres que no estaban bajo el dominio de un señor y vivían en el burgo, que eran ciudades pequeñas y amuralladas).


La epidemia de peste bubólica, como toda crisis importante, generó todo tipo de persecución, en busca de alguna explicación al porqué de la peste.


La explicación que se buscaba era de origen sobrenatural y se creía que era un castigo divino. Se culpaba a los judíos, leprosos e inmigrantes en su mayoría (buáh, parece que en esta materia no se ha avanzado mucho en el siglo XXI...).


La enfermedad permaneció endémica en la población y comenzó a desaparecer gradualmente luego de “la gran plaga de Londres”, ocurrida en 1670. (Se llamó así porque la peste hizo desaparecer a más de una quinta parte de la población londinense).


Les dejo una muestra del corto de Pixar del que les hablé. Si pueden vean el corto entero, que no conseguí.



jueves, 20 de enero de 2011

La frase de la semana.


La frase de la semana está dedicada a Indiana, nuestro amado perro que se fue a dar un paseíto por el mundo. Ojalá encuentre el camino de regreso porque lo extrañamos. La frase es del gran filósofo alemán Arthur Schopenhauer:

"El que no ha tenido un perro no sabe lo que es querer y ser querido".


miércoles, 12 de enero de 2011

Los otros guetos de la Segunda Guerra.





Con mi hijo mayor nos enganchamos viendo una serie norteamericana que se llama Cold Case. Se trata de casos policiales no resueltos y archivados y que un grupo de detectives retoma para poder resolverlos.


El caso es que en uno de esos capítulos se trató el asesinato de un hombre de ascendencia japonesa al terminar la Segunda Guerra Mundial, en uno de los “internments”. Se preguntarán qué son internments. Yo me pregunté lo mismo, y cuando investigué no lo pude creer.


Internments eran internados, estilo gueto, donde encerraron a todos los ciudadanos norteamericanos de ascendencia japonesa, luego del ataque a Pearl Harbour.



No es que no podía creer que hicieran eso, pero sentí un poco de indignación al recordar el horror de los Aliados por lo que hacían los nazis con los judíos polacos mientras en Estados Unidos hacían lo mismo con los japoneses (me refiero al hecho de encerrarlos en guetos, claro está).


El 19 de febrero de 1942 el presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 9066 (Executive Order 9066) por la cual se disponían a ciertas zonas militares como “zonas de exclusión” para la internación de personas japoneses o americanas de ascendencia japonesa.


Estos campos estaban localizados en todo Estados Unidos pero principalmente en la costa Oeste. Se encerraron entre 110.000 y 120.000 americanos con ascendencia japonesa y japoneses. Pero también había italianos y alemanes. El 62% de los encerrados eran norteamericanos.




Los japoneses americanos fueron obligados a vender sus propiedades en muy poco tiempo (entre 8 días y dos semanas). Por supuesto que por necesidad se vendían sus pertenencias a muy bajos precios. Los que no lograban venderlas, eran ocupadas por personas que, desde ya, no pagaban alquiler.


Los campos donde se los alojaba eran como barracas militares, rodeadas de alambre de púas para que no escaparan. Cualquier similitud con un campo de concentración es pura coincidencia?


Al llegar los internos se les daba una placa con un número para ser identificados. Las condiciones de vivienda eran paupérrimas y las raciones alimenticias se reducían a 48 centavos por día.


Una de las posibilidades de “zafar” de estos internados era alistarse en el ejército de los Estados Unidos. Claro, imagínense ustedes el trato que podían darle a los americanos-japoneses dentro del ejército que combatía contra el país de origen de sus ancestros. De la misma manera que con las personas de piel negra, los americanos-japoneses en el ejército conformaban grupos especiales.


En el caso de los japoneses americanos se trató del Regimiento de Infantería 442 cuyo teatro de operaciones era Italia, el sur de Francia y Alemania. Este regimiento resultó ser el más condecorado en la historia de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, incluyendo 21 medallas de honor.







Fueron varios los campamentos en la costa oeste y en el interior del país, como Manzanar, Tule Lake, Topaz o Jerome entre otros. Se dice que el “internment” de Tule Lake fue el del régimen más severos. Allí reubicabaron a los japoneses sospechados o a los que solicitaban ser repatriados a Japón.


Debido a ser considerada territorio de influencia, hubieron pactos con muchos países de Latinoamérica para que enviaran a “sus japoneses” a los campos norteamericanos. Los países que no adhirieron a esta iniciativa fueron Argentina y Chile (al fin una buena!) Un total de 2.264 japoneses latinoamericanos fueron enviados a Estados Unidos y de ellos 860 fueron repatriados a Japón.





Recién en la primavera de 1944 el Departamento de Guerra recomendó el cierre de estos campos, pero, debido a la campaña de reelección de Roosevelt la decisión se postergó y la liberación se produjo recién en 1945. Al salir, los internados recibían un boleto de tren y 25 dólares.


Desde 1951 hubieron intentos de disculpas por parte del gobierno, pero no fue hasta 1988 en que el presidente Ronald Reagan firmó el Acta de Libertades Civiles por la cual se pide disculpas formalmente por el accionar del gobierno y se da una reparación económica a los damnificados.


Más allá de las disculpas formales y de las reparaciones económicas, las penurias y humillaciones vividas por los americanos japoneses es irrecuperable. Más aún cuando son realizadas por los mismos gobiernos que repudian internacionalmente estas prácticas.


Aquí les dejo la foto de una película que hizo el cineasta Alan Parker. No encontré el trailer pero tal vez ustedes puedan.