miércoles, 29 de diciembre de 2010

Hanukkah

El año pasado el espíritu navideño me llevó a escribir la historia de Papá Noel, o Santa Claus, que en realidad es San Nicolás.


Este año, vamos a hablar de otra celebración del mes de diciembre: HANUKKAH.


Hanukkah es una celebración judaica que se celebra por ocho días entre el 25 del Kislev al 2 de Tevet de calendario hebreo. Se conmemora la rebelión de los judíos contra la dominación helénica y el posterior milagro ocurrido en el Templo de Jerusalen.



La hegemonía helénica comenzó en Israel hacia el año 332 a.C. con Alejandro Magno.


Hacia el 175 a.C. Antíoco, rey de Siria, decidió helenizar definitivamente la zona prohibiéndole a los judíos seguir con sus tradiciones y costumbres, muy diferente a Alejandro Magno que había sido respetuoso de la religión monoteísta.


En el 167 a. C. un grupo de judíos provenientes de la zona de Modíin se rebelaron a estas órdenes. La rebelión comenzó con un sacerdote llamado Matitiahu, que se negó a realizar un sacrificio frente a un ídolo. Cuando un judío iba a acatar la orden, Matatías lo mató y se retiró al monte con sus hijos a preparar una especie de “guerrilla” para rebelarse a la opresión griega.


Al morir Matitiahu, su tercer hijo Yehuda Macabi tomó el control. Si bien los judíos estaban en desventaja numérica con respecto al ejército griego, lograron milagrosas victorias.


En 164 a. C. los judíos retornaron a Jerusalen y lograron tomar el Templo Sagrado que había sido profanado. Lo limpiaron y purificaron. La Menorah de oro, candelabro de siete brazos, había sido robada, pero fabricaron otra.


El tema era que el aceite de oliva virgen necesario para el encendido de la Menorah sólo alcanzaba para un día. Pero, milagrosamente, el candelabro siguió ardiendo por ocho días.



Es por eso que Hanukkah o Januca se celebra por ocho días, encendiendo una vela cada día, y es conocida también como “La festividad de las luces” o “de las luminarias”. La januquia, el candelabro de nueve brazos, se va encendiendo progresivamente. La primera en encenderse es la central, llamada shamash, que sirve de piloto para encender las otras. Las luminarias deben arde por lo menos media hora después que anochezca.


Como costumbre, se entregan regalos a los niños y se hacen juegos. Especialmente el de un trompo de cuatro caras llamado “sevivón”. En cada cara de este sevivón están grabadas unas letras que significan “un gran milagro sucedió allí”.


Hannukkah tiene un significado espiritual, de inauguración, de luminosidad. De iluminar el espíritu.


En estos tiempos de Hanukkah, de Navidad, de un nuevo año que se inicia, les deseo de todo corazón que haya mucha luz en sus vidas.




MUY FELIZ 2011. LLENO DE LUZ, AMOR Y PROSPERIDAD.







1 comentario:

  1. buen posteo !! que bueno empezar el año aprendiendo algo nuevo.

    espero que hayas empezado mmuy bien el 2011, Pato. te mando un beso enorme.
    clari

    ResponderEliminar