viernes, 26 de noviembre de 2010

El alquimista.



No se si alguna vez comenté en este espacio mi fanatismo por Harry Potter. Mi marido me regaló hace muchos años el primer libro y nunca más pude parar. Los leí en inglés, en castellano, vi las películas, todo lo que hace un fan (sin caer en el ridículo de jugar al quidditch como leí en el diario la semana pasada).


En el primer libro, Harry Potter y la Piedra Filosofal, la trama ronda alrededor de una piedra, que podría ser el elixir de la vida, que convierte a su poseedor en inmortal. El creador había sido un alquimista llamado Nicolas Flamel.


Y aquí el descubrimiento (ya que yo no lo sabía): Nicolas Flamel existió. Y se pasó la vida trabajando sobre la piedra filosofal (Si, J. K. Rowling “homenajeó”, en todos sus libros, a todas las mitologías, la historia medieval,leyendas, etc. Pero qué bien lo hizo!).



Nicolas Flamel nació en Pontoise, Francia, en 1330. Era escribano, copista y librero en la ciudad de París. Había aprendido su oficio de copista de su padre, que era un sofer, es decir, un copista de la Torá, obligado a convertirse al cristianismo.


Casado con Perenelle, su compañera de toda la vida. Se cree que alrededor del 1355, Flamel soñó una noche, que un ángel le entregaba un libro. Al tiempo, estaba trabajando en su librería cuando recibió un libro que compró por un monto pequeño. Era un grimorio, que es un libro de alquimia. Era el libro de su sueño.


El libro estaba escrito en hebreo, idioma que él comprendía, por su padre, pero los símbolos de alquimia no eran de su comprensión. Decidió emprender un viaje para entenderlo y estudiarlo, a la cuna de la alquimia europea: la península Ibérica (debido a que los católicos fueron recuperando la península y se quedaron con las bibliotecas y manuscritos de los árabes, especialmente los de matemática, álgebra, alquimia y astronomía).



Así, en su camino a Santiago de Compostela, en León, conoció al Rabí Maestro Canches quien le explicó que el libro estaba relacionado con la Cábala. Canches decidió acompañar a Flamel a Paris para estudiar con él, pero en el camino murió. De todas maneras, antes de morir le dejó a Flamel toda la información que necesitaba para comprender el libro.


Así, Nicolas Flamel y su esposa Perennelle pasaron veinte años de sus vidas estudiando el libro y trabajando en él.


Hacia el año 1382 logró sus primeros resultados: la transmutación. Transformó mercurio en plata. Tres meses más tardes logró la realización de la piedra filosofal, el elixir rojo con el cual se puede transmutar metales ordinarios en oro.


Todo esto está descrito en su libro “Libro de las Figuras Jeroglíficas”. Lo cierto es que a partir del año 1382 Flamel se volvió inmensamente rico. Algunos creen que su riqueza se debió a su negocio de escribano, otros creen que logró efectivamente la transmutación y así consiguió el oro.


Se rumoreaba que Flamel y su mujer también habían logrado una tintura con la cual podían ser inmortales.


En 1407 se hizo construir una casa. La casa actualmente está en pie y es la más antigua de Paris. Situada en la 51 Rue de Montmorency, hoy es un restaurante. En la fachada se lee “Ora et labora” y hay símbolos de alquimia.



Flamel y su mujer continuaron trabajando toda su vida y con su dinero fueron filántropos. Ayudaron con donaciones a mucho a hospitales e iglesias.


En 1417 fallecieron. O eso se cree. Porque cuando sus tumbas fueron allanadas en busca de la piedra filosofal y del libro, estaban vacías....


El libro de Abraham el Judío también desapareció. Apareció dos siglos después en manos del Cardenal Richelieu y, nuevamente, volvió a desaparecer. Hoy se desconoce su ubicación.



Flamel recobró notoriedad, como conté anteriormente, con el primer libro de la saga de Harry Potter, en que se lo nombra como aún vivo, amigo de Albus Dumbledore, director de la Escuela de Magia y Hechicería Hogwarts.


Quiero dedicarle este posteo a mi queridísima hermana Nati, que hoy cumple años, y es un ser lleno de magia.....



7 comentarios:

  1. La magia se hereda....y vos sos mi hermana mayor.

    Te amo!

    Beb

    ResponderEliminar
  2. Curiosas son las tempestades que me trajeron a las orillas de esta página mientras navegaba la web. Permitan a este viejo a hacer algunos comentarios a la nota sobre el amigo Nicolás Flamel y su esposa Perenelle. Definitivamente la obra de J.K. Rowling -a la que considero entretenida, aunque ampliamente errónea en sus conceptos- no ha hecho una buena pintura del buen Nicolás. Aunque este no sea tanto el punto de mis consideraciones. Permítanme entonces unas aclaraciones que espero sepan apreciar.

    Un grimorio no es un libro de alquimia, nada más lejano a la alquimia que un grimorio. Un grimorio es básicamente un libro de hechizos; la concreción de un hechizo o conjuro de un grimorio constituyen un ejercicio externo, es un simple libro de recetas, mientras que el trabajo hacía la Gran Obra alquímica -es externa también (transmutación de los metales innobles en oro o plata)- pero sobre todo es un intenso trabajo interno que dura años. A muchos alquimistas la vida no les ha alcanzado para completar la Gran Obra, y a veces los resultados por intentar completarla han sido nefastos para el operador y hasta para la inocente comunidad en la que vivía (y que obviamente no conocía de sus prácticas). Para los alquimistas que logran completar la Gran Obra (Magnus Opus), la Piedra Filosofal (lapis philosophorum) es un simple derivado de la conclusión de la misma. Popularmente existe la creencia de que la Piedra Filosofal es la Gran Obra en sí misma. Es injusto decir lo contrario, pero la Gran Obra excede ampliamente la obtención del ejercicio externo de la Piedra Filosofal (o la obtención física de la misma con sus propiedades asociadas, como la inmortalidad y sempiterna juventud de nuestros cuerpos biológicos) De hecho la Piedra Filosofal no es una piedra, ni se parece.

    Con respecto al grimorio que recibió Flamel, el mismo tal vez sea el grimorio más famoso de la historia: El libro de Abrahamelin, el mago (Liber Samekh Theurgia Goetia Summa Congressus Cum Daemone, según su denominación en latín). Originalmente escrito en hebreo, tuvo muchas copias en latín y sigue siendo un libro bastante popular entre alguna denominaciones ocultistas (como la Golden Dawn y la Astrum Argentum de Aleister Crowley, el hombre más malvado de la historia como le gustaba presumir de sí mismo), es decir que el libro nunca estuvo desaparecido ni mucho menos, hoy en día es bastante fácil de conseguir una copia de este grimorio si se contacta a la persona o grupo apropiado (incluso existen versiones en español del mismo libro, pero son versiones apócrifas, incompletas y mal traducidas. Tal vez la única versión válida y funcional sea la versión original hebrea).

    ResponderEliminar
  3. Aquí vale hacer una advertencia, un grimorio es un libro de magia práctica. El libro de Abrahamelin propone operaciones con ángeles en el más amplio espectro del género angélico (y cuando digo amplio entienden a que me refiero) y los conjuros ofrecidos van desde los más inocentes como lugares donde encontrar oro y tesoros y conjuros de amor (aunque no hay nada de inocente en forzar la voluntad de otro a que nos ame) hasta conjuros que rozan lo espeluznante como levantar un muerto reciente y mantenerlo vivo por un período de siete años (y ni un día más). Es una colección de magias de obvio origen cabalístico. Y aquí viene la advertencia: no abran nunca ningún grimorio -este en particular- si no están iniciados en algún tipo de práctica espiritual y trascendente. Las soluciones propuestas por los grimorios, y la fácilidad con que se pueden realizar estos conjuros representan una tentación muy grande para cualquiera y todo conjuro trae asociado un contrato que finalmente hay que cumplir. Para peor, es posible que el conjuro o hechizo no funcione con los resultados esperados, pero las fuerzas necesarias para realizarlo ya fueron desencadenadas con la preparación del mismo, y siempre hay que pagar. Como dicen popularmente los norteamericanos "There's no free lunch". No se puede obtener algo sin pagar su equivalente. Los orientales llaman a esto Karma. No hace falta creer en Dios, ni en ángeles para entender este concepto. Ante una acción determinada habrá una reacción equivalente en sentido contrario. Les pido humildemente que acepten mi consejo aléjense de los grimorios, son libros peligrosos. Aleister Crowley (el hombre más malvado de la historia) es un claro ejemplo de lo que puede suceder cuando uno se involucra en estas actividades, aun siendo un gran experto en estas artes, llegó al final de sus días loco y maniatado en un hospicio.

    Por otro lado, si bien Flamel tuvo acceso al libro de Abrahamelin y es posible que lo haya consultado con algún Rabbi (en realidad se dirigió a Córdoba, la sede del Gran Califato), también es cierto que lo desechó casi inmediatamente porque comprendió que esa clase de atajos no conducían a la conclusión de la Gran Obra.

    Definitivamente la serie de Harry Potter es sumamente entretenida, pero a veces me preocupa la ligereza con que la autora pone en manos de los protagonitas adolescentes grimorios y libros de hechizos como si fueran inocentes lecturas accesibles para todo el mundo (los grimorios más poderosos permanecen encerrados y encadenados literalmente bajo siete llaves para que ni siquiera puedan ser abiertos y leídos).

    Hechas mis humildes aclaraciones, tratando de ser conciso y simple en mis palabras sin ser superficial, quiero agregar que como dijera anteriormente no existen atajos para el trabajo alquímico, la clave hacia la Gran Obra está -como tú has dicho- grabado en el frente de la casa de 51 Rue de Montmorency: "Ora et Labora".

    Sinceramente,

    Fr. L. SG.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por tu comentario. Super interesante e instructivo. Bienvenido al blog. Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el aporte de Anonimo,
    Particularmente, es interesante encontrar este tipo de informacion por la web, además se debe comprender que todas las representaciones simbolicas, estan relacionados a la realizacion de la Gran Obra, asi es como dejamos de ser Hombres lunares(Mercurio) y nos Convertimos en Hombres Solares(Oro) mediante la Transmutacion (No se puede obtener algo, si no se da algo del mismo valor), Para obtener la piedra filosofal, tenemos que hacer trabajos concientes y padecimientos voluntarios. Se forja con el trabajo intenso e incesante de cada uno de nosotros, son pocos los que buscan la verdad y buscan el porque de nuestra existencia... cuando empezamos con eso.. logramos un cambio en nuestras vidas. No puedo hablar mas... solo recordarles que el trabajo de la Gran Obra es neta y puramente SEXUAL.
    Además estan representados los procesos iniciaticos.
    Atte,
    Zuly
    zolymo@gmail.com

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones por su interés en la Alquimia Interior
    Todos los secretos de la ALQUIMIA
    de Hermes y de los Faraones
    según las revelaciones de un Adepto
    Por primera vez en más de 40 siglos

    Reciben la Invitación para visitar
    La Alquimia del Adepto VITRIOL
    http://www.adeptovitriol.esforos.com/

    Saludos cordiales
    Rosemunde y Fragarí

    ResponderEliminar
  7. En la segunda foto me parece que es de Eliphas Levi,.al menos eso creo,..

    ResponderEliminar