jueves, 16 de septiembre de 2010

El grito de Dolores.

No se imaginen amigos que Dolores es alguna mujer que grita por algún motivo. No. Dolores es un pueblo. Y hoy, 16 de septiembre, se conmemoran 200 años de ese grito, en Dolores, pronunciado por el “Cura Hidalgo” y que dio comienzo al proceso de independencia de México.

La independencia de México fue la más larga de conseguir, comparándola con otros países latinoamericanos.

Los porqués de la sublevación contra España son conocidos y el marco en el que se da la independencia es muy similar al resto de las colonias: invasión napoleónica a España, abdicación de Fernando VII y desconocimiento del Consejo de Regencia, Independencia de las colonias británicas de América del Norte, sumado a las ideas de la Revolución Francesa y de la Ilustración que tuvieron una importante aceptación en México, especialmente en los colegios de la Compañía de Jesús de la mano de José Rafael Campoy.

Si, aunque parezca raro, en un sector de la Iglesia Católica fue donde se arraigaron las ideas de la Ilustración. Y fue también de un sector de la Iglesia de donde provino el Grito de Dolores, ya que fue pronunciado por el cura Miguel de Hidalgo y Costilla.



Miguel Hidalgo y Costilla nació en Guanajuato en 1753. Se graduó en filosofía y teología. En 1778 fue ordenado sacerdote y en 1790 fue nombrado rector del Colegio de San Nicolás. Su carrera era brillante y envidiable para cualquiera que pretendiera tomar los hábitos. Pero Miguel era diferente. Un hombre culto que abrazó las ideas de la ilustración y de la Revolución Francesa: Libertad- Igualdad-Fraternidad. Además dominaba el francés, italiano y tres lenguas autóctonas: otomí, náhuatl y tarasco.

Hidalgo se dedicaba mucho a sus feligreses. Les gustaba el trabajo artesanal y de campo. Instaló varios talleres de alfarería, carpintería y herrería y enseñaba a los feligreses, en su mayoría indígenas, a cultivar viñedos, criar abejas y generar lo que hoy llamaríamos microemprendimientos.

No estaría de mas aclarar que cualquier tipo de educación que haga libre a la gente no era bien vista por la Iglesia. Especialmente la educación del trabajo y la ilustración. (Por algo los Jesuitas habían sido desterrado de las colonias españolas).

A esto, se le agrega las aficiones personales de Hidalgo que por supuesto, no eran aceptadas ni por la Iglesia ni por la sociedad de ese momento. Su afición a las mujeres, al juego, a la lectura de “libros prohibidos”. Organizaba obras de teatros, bailes, fiestas para todos los feligreses. Una alegría de vivir y un gozo de la vida absolutamente censurable en aquel entonces (y no se si ahora....).

En 1808 conoció a Ignacio Allende, con quien trabó amistad especialmente por sus simpatías en torno a las ideas de libertad. No ocultaban su opinión sobre como habría que aprovechar la invasión francesa a España para liberarse de la metrópoli.



En 1809 se juntaron un grupo de conspiradores y se dio la reunión conocida como Conjura de Valladolid, donde se hablaba de soberanía. En 1810 los conspiradores planearon la Conspiración de Querétaro, que pretendía formar una Junta Gubernamental en nombre del encarcelado Fernando VII. Entre los conspiradores se encontraban el Cura Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aladama, el corregidor de Querétaro, Domínguez y su mujer Josefa, entre otros.

La idea era formar un grupo armado y dar el golpe en diciembre de 1810. Pero los acontecimientos se adelantaron.

En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Aldama despertó a Miguel Hidalgo y le explicó la situación, a lo que el cura contestó: “ Si, lo he pensado bien, y veo que estamos perdidos y que no queda más recurso que ir a coger gachupines”.

Se trasladaron a la iglesia y tocaron la campana llamando a misa. Cuando los feligreses se congregaron el cura arengó al pueblo a luchar contra los franceses que habían usurpado el gobierno español. Las palabras fueron... “"Este movimiento tiene por objeto quitar el mando a los europeos ... , que se han entregado a los franceses y quieren que corramos la misma suerte, lo cual no debemos consentir jamás. iViva la Independencia! ¡Viva Fernando VII! ¡Muera el mal gobierno!".(Hay muchas versiones sobre estas palabras, pero estas más menos concuerdan en todas).

Este llamado fue conocido como el Grito de Dolores.

Fue la piedra inicial que llevaría a la Independencia de México.

Se formaron ejércitos para combatir a los realistas. Hidalgo fue nombrado Capitán General, Allende Teniente General y Aldama Mariscal.

Tomaron Salamanca e Irapuato. Se dirigieron a Valladolid (actual Morelia) y tomaron la Alhóndiga de Granaditas, luego de un baño de sangre. Luego de este hecho, el obispo Abad y Queipó lo excomulgó.

En octubre de 1810, ya en Valladolid, Hidalgo promulgó el decreto de abolición de la esclavitud con pena de muerte a quien no cumpliera este decreto. La campaña seguía amino a la capital del virreinato, con la intención de tomarla, se desarrollaron varias batallas.

En Guadalajara se organizó el primer gobierno independiente y, siguiendo con su pensamiento, Hidalgo derogó los tributos pagados por las castas y las contribuciones de los indígenas.


En el Puente de Calderón, el ejército de Hidalgo sufrió una importante derrota luego de la cual, renunció a la jefatura del ejército. En la misma época, rechazó un indulto que se le otorgó por parte de las Cortes Generales Extraordinarias de España: “El indulto es para los criminales, no para los defensores de la patria”.

Mientras viajaba a Estados Unidos a buscar apoyo para la causa, en marzo de 1811 fue traicionado por un capitán de milicas retirado, Francisco Elizondo, y fue capturado y encarcelado.

El Cura Hidalgo fue enjuiciado, degradado en su condición sacerdotal y fusilado el 30 de julio de 1811.

Lo decapitaron, como era costumbre, y exhibieron su cabeza como escarmiento. Pero, también como era costumbre, esto sólo sirvió para que más mexicanos se sumaran a las filas independentistas.

La independencia de México se consiguió en septiembre de 1821, once años después de iniciado el movimiento.


El cura Hidalgo nos legó lo valioso de la libertad. Lo valioso de la libertad de expresión, de elección, de creencias,

Seguimos buscando la libertad, la independencia, que sin responsabilidad no se consigue.
Feliz Bicentenario. ¡Viva México, cabrones!

(Felicidades Ro por la película! La espero ansiosa por estas Pampas.)

<div>

5 comentarios:

  1. Te lo digo en "mexicano": ¡Viva México Cabrones!
    Un saludo Pato.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pato, muy buen post.
    Te cuento que en México es tradicional que el 15 de septiembre por la noche el presidente en el zócalo dé el grito de Viva México! tres veces, recordando el grito de Dolores.
    Además, muchas familias se reúnen a celebrar el grito, comen comida típica (a mí me tocó cena con Pozole) y algunos incluso se visten con trajes típicos, bailan y, como siempre, todo es acompañado de tequila.
    Saludos desde el DF,
    Vicky
    PD: creo que Valladolid es ahora Morelia.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Vicky! Si, era Morelia, pero me equivoqué tipeando, la intención era escribir Morelia. Solucionado. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. hola gracias por el deseo de vivir la historia de mexico.

    ResponderEliminar