miércoles, 29 de septiembre de 2010

Capadocia.

Hace un tiempo, alrededor de dos meses, le escribí a mi amiga M para juntarnos a tomar un café en Starbucks de San Isidro, nuestro punto de encuentro. (Antes era el Coffe Store, pero el latte de Starbuck es imperdible. Y si, todos tenemos algo de tilingos...)

El tema es que M me dijo que no podía por cuestiones de tiempo. Estaba preparando todo para un viaje que decidió hacer a último momento. “¿Dónde te vas? Le pregunté. A Siria, Turquía y Jordania. Dios! Qué maravilla! Para una amante de la historia como yo esos lugares son la gloria.

A los pocos días me mandó un artículo sobre volar en globo. Y no entendí de qué se trataba. Hasta que un buen día recibo un mail desde el lugar donde estaba: Capadocia. Si, mil veces escuché este nombre, incluso por una serie de tv, pero no tenía idea qué era Capadocia. (Desde ya que este posteo va dedicado a mi queridísima M, amiga cósmica!)

Capadocia es una región de la Anatolia Central, Turquía, que ocupa parte de cuatro provincias: Nevsehir, Aksaray, Kaysery y Nigde. Es conocida mundialmente por dos razones: por su patrimonio histórico y su geografía.

Su geografía es única y casi de película de ciencia ficción. Su territorio ocupa unos cincuenta kilómetros de diámetro y presenta unas irregularidades que le dan un aspecto de “paisaje lunar”.


Este paisaje lunar es producto de la erosión provocada por el magma de los volcanes. La formación de la cordillera del Tauro se formó hace 60 millones de años y formó depresiones en la Anatolia central, que fueron rellenadas por el magma y erosionadas por el viento dando forma al maravilloso relieve que vemos hoy en día.

Entre ese relieve, se encuentran lo que se conoce como “Chimeneas de las hadas”, que son accidentes geográficos con formas de columnas y una especie de “sombrerito” en la punta. Están formadas de rocas erosionadas, rocas como la ignimbrita y basalto. (Una de las formas de apreciar estas chimeneas y toda la región es viajando en globo.)

Ahora bien, la cuestión histórica en Capadocia es interesantísima.


Los primeros poblados podemos ubicarlos entre los años 5.000 y 4.000 a.C. y se trata de “principados” cuya ciudad más importante era Puruskanda. Hacia el 2300 a.C., estos principados se aliaron para defender el territorio contra los asirios.

Estas luchas contra los Asirios con el tiempo se transformaron en comercio. Hacia el II milenio a.C los Asirios se asentaron en la Capadocia y comerciaban diferentes productos y materias primas: llevaban estaño, textiles y perfumes, y compraban oro, plata y cobre en Anatolia. Es más, en el siglo XX arqueólogos descubrieron las “tablas de Capadocia” que son la prueba más antigua del comercio y asentamiento asirio en la región.

Otro de los pueblos históricos que habitaron la Anatolia fueron los Hititas, que desarrollaron su cultura en el II milenio a.C y su imperio, que llegaba a Babilonia, duró de seis a siete siglos. Desde la caída del imperio Hititia hasta la llegada de los Persas, la región de la Capadocia sufrió su período más oscuro.

El período persa duró del siglo VI al IV a.C. cuando cayó en manos de Alejandro Magno, luego del episodio del “nudo gordiano” (que ya lo hablamos en este blog, busquen en archivos).

Desde el año 130 a.C., la región de Capadocia mantuvo relaciones de aliados con Roma, pero independiente, hasta el emperador Tiberio, que redujo la región a provincia Romana.

Pero la mayor transformación llegó con el Imperio Bizantino y del Cristianismo. A partir del siglo IV de nuestra era. A partir del siglo V aparecieron las primeras iglesias pintadas a mano. La novedad de estas iglesias, al igual que muchas casas, es que no eran edificadas, sino cavadas. Y acá hacemos un paréntesis para añadir algo de arquitectura porque realmente es impresionante lo de las excavaciones.


En 1963, un habitante de Turquía, más precisamente de Derinkuyu- región de Capadocia, Anatolia central, derribando una pared de su “casa-cueva”, descubrió asombrado que detrás de la misma se encontraba una misteriosa habitación que nunca había visto; esta habitación le llevó a otra, y ésta a otra y a otra.

Por casualidad, había descubierto la ciudad subterránea de Derinkuyu, cuyo primer nivel, se cree, pudo ser excavado por los hititas alrededor del año 1400 a.C.

Los arqueólogos comenzaron a estudiar esta fascinante ciudad subterránea abandonada y consiguieron llegar a los cuarenta metros de profundidad. Se cree que en su totalidad, posee más de 85 metros de profundidad.


Hasta el momento, se han descubierto 20 niveles subterráneos. Sólo los ocho niveles superiores están abiertos al público en general, mientras que los restantes está parcialmente obstruidos o reservados a los arqueólogos y antropólogos.


La ciudad fue utilizada como refugio de miles de personas que vivían en el subsuelo para protegerse de las frecuentes invasiones que sufrió Capadocia, especialmente por los cristianos que escapaban de los romanos.

En estas galerías hay espacio para al menos 10.000 personas. Sinceramente, es una de las cosas que me encantaría conocer en todo el mundo. Es absolutamente fascinante.

A partir del siglo XI la dinastía Seléucida o Selyúcida derrotó al ejército del Imperio Bizantino y reinaron en la Capadocia asentando las bases del Imperio Otomano.

La región perteneció al Imperio otomano hasta 1923, que se constituyó la República de Turquía.

Hoy, Capadocia es uno de los centros turísticos más importantes del mundo, donde se respira toda la historia de la humanidad. ¡Piensen que fue habitada por casi todas las civilizaciones! Desde los hititas y trogloditas (un troglodita es un hombre que vive en las cavernas), pasando por griegos (de la mano de Alejandro Magno), Roma, el Cristianismo, las Cruzadas y el Imperio Otomano.

Los dejo con la descripción que hizo Umberto Eco, de la Capadocia, en el Baudolino.

Detrás se elevaban lo que de lejos parecían dedos, picos rocosos, que tenían encima como un sombrero de roca más oscura, a veces con forma de capucha, otras de casquete casi plano, que sobresalía por delante y por detrás. Más adelante, los relieves eran menos puntiagudos, pero cada uno se veía horadado de oquedades como una colmena, hasta que se entendía que aquellas eran casas, o mejor, albergues de piedra donde habían sido excavadas unas cuevas" (Umberto Eco, Baudolino, cap. 29).


13 comentarios:

  1. Que BUENISIMO este post !!!!!! no conocia la historia de este lugar. Quede alucinada y ahora es mi nuevo lugar para querer conocer. (Conozco Petra y es, hasta ahora, mi lugar favorito en el mundo)
    Gracias por enseñarme TANTO!!! sos lo mas

    Besos
    Clari

    ResponderEliminar
  2. Clara que amorosa, gracias por tus palabras. Te cuento que mi amiga estuvo en Jordania también, en Petra, pero lo que contó de Capadocia es como un sueño. Una maravilla. En realidad mi amiga quedó encantada con Turquía. Ya te voy a averiguar un pueblito que es el único lugar del mundo donde se habla arameo, la lengua de Jesús. Me dijo que es mágico.Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Excelente!! es maravillosos conocer lugares del mundo que ni siquiera sabía que existian.

    De todas maneras no dejo de pensar como hacían para vivir "debajo de la tierra" ¿llega bien el oxígeno? Me da claustrofobia de solo pensarlo!

    GENIAL Patito!!!

    Beb

    ResponderEliminar
  4. La dinastía seléucida es la dinastía helenística con base en Antioquía que reinó en Siria y parte de Anatolia a partir de la conquista de Alejandro Magno del imperio persa aqueménida. Su nombre proviene del general de Alejandro, Seleuco. Duraron hasta que el cónsul Pompeyo convirtió Siria en provincia senatorial romana en el siglo I a.C.
    Nada tienen que ver con los turcos selyúcidas que provenientes del Asia Central llegaron a la misma zona a principios del siglo XI y derrotaron al imperio bizantino en la batalla de Manzikert en 1071 formando distintos sultanatos y enfrentando con éxito entre otros a la primera cruzada.
    Mucho tiempo después, en 1290 otro turco llamado Osmán, u Othmán en turco, asciende al trono de un pequeño estado formado a partir de la desintegración de los sultanatos selyúcidas. Y ése es el origen del imperio otomano.
    Perdón por la aclaración pero me parece que el error lo ameritaba.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Goolian por tu aporte! Me alegro cuando la gente se interesa y hace tan buenos aportes. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Gracias. me ha servido para un trabajo de Historia

    ResponderEliminar
  7. Hola, que lindo tu blog, lo encontré por casualidad y resulto ser muy pero muy interesante. besos

    ResponderEliminar
  8. Excelente aportación, a mi también me sirvio para una tarea de historia del arte, felicidades por tu blog

    ResponderEliminar
  9. Mil gracias me sirvió para alimentar aun mas mis ganas e interés de conocer este bendito lugar!!

    ResponderEliminar
  10. PRECIOSO LUGAR SE HA CONVERTIDO EN UN LUGAR SOÑADO

    ResponderEliminar
  11. Recien estuve en Capadocia, magica, asombrosa. Si las fotos maravillan estar alli es indescriptiblemente fascinante.


    ResponderEliminar
  12. Excelente post, me encantó!!

    ResponderEliminar
  13. Éxcelene. Gracias mil a todos los que apoyaron con sus comentarios también

    ResponderEliminar