miércoles, 29 de septiembre de 2010

Capadocia.

Hace un tiempo, alrededor de dos meses, le escribí a mi amiga M para juntarnos a tomar un café en Starbucks de San Isidro, nuestro punto de encuentro. (Antes era el Coffe Store, pero el latte de Starbuck es imperdible. Y si, todos tenemos algo de tilingos...)

El tema es que M me dijo que no podía por cuestiones de tiempo. Estaba preparando todo para un viaje que decidió hacer a último momento. “¿Dónde te vas? Le pregunté. A Siria, Turquía y Jordania. Dios! Qué maravilla! Para una amante de la historia como yo esos lugares son la gloria.

A los pocos días me mandó un artículo sobre volar en globo. Y no entendí de qué se trataba. Hasta que un buen día recibo un mail desde el lugar donde estaba: Capadocia. Si, mil veces escuché este nombre, incluso por una serie de tv, pero no tenía idea qué era Capadocia. (Desde ya que este posteo va dedicado a mi queridísima M, amiga cósmica!)

Capadocia es una región de la Anatolia Central, Turquía, que ocupa parte de cuatro provincias: Nevsehir, Aksaray, Kaysery y Nigde. Es conocida mundialmente por dos razones: por su patrimonio histórico y su geografía.

Su geografía es única y casi de película de ciencia ficción. Su territorio ocupa unos cincuenta kilómetros de diámetro y presenta unas irregularidades que le dan un aspecto de “paisaje lunar”.


Este paisaje lunar es producto de la erosión provocada por el magma de los volcanes. La formación de la cordillera del Tauro se formó hace 60 millones de años y formó depresiones en la Anatolia central, que fueron rellenadas por el magma y erosionadas por el viento dando forma al maravilloso relieve que vemos hoy en día.

Entre ese relieve, se encuentran lo que se conoce como “Chimeneas de las hadas”, que son accidentes geográficos con formas de columnas y una especie de “sombrerito” en la punta. Están formadas de rocas erosionadas, rocas como la ignimbrita y basalto. (Una de las formas de apreciar estas chimeneas y toda la región es viajando en globo.)

Ahora bien, la cuestión histórica en Capadocia es interesantísima.


Los primeros poblados podemos ubicarlos entre los años 5.000 y 4.000 a.C. y se trata de “principados” cuya ciudad más importante era Puruskanda. Hacia el 2300 a.C., estos principados se aliaron para defender el territorio contra los asirios.

Estas luchas contra los Asirios con el tiempo se transformaron en comercio. Hacia el II milenio a.C los Asirios se asentaron en la Capadocia y comerciaban diferentes productos y materias primas: llevaban estaño, textiles y perfumes, y compraban oro, plata y cobre en Anatolia. Es más, en el siglo XX arqueólogos descubrieron las “tablas de Capadocia” que son la prueba más antigua del comercio y asentamiento asirio en la región.

Otro de los pueblos históricos que habitaron la Anatolia fueron los Hititas, que desarrollaron su cultura en el II milenio a.C y su imperio, que llegaba a Babilonia, duró de seis a siete siglos. Desde la caída del imperio Hititia hasta la llegada de los Persas, la región de la Capadocia sufrió su período más oscuro.

El período persa duró del siglo VI al IV a.C. cuando cayó en manos de Alejandro Magno, luego del episodio del “nudo gordiano” (que ya lo hablamos en este blog, busquen en archivos).

Desde el año 130 a.C., la región de Capadocia mantuvo relaciones de aliados con Roma, pero independiente, hasta el emperador Tiberio, que redujo la región a provincia Romana.

Pero la mayor transformación llegó con el Imperio Bizantino y del Cristianismo. A partir del siglo IV de nuestra era. A partir del siglo V aparecieron las primeras iglesias pintadas a mano. La novedad de estas iglesias, al igual que muchas casas, es que no eran edificadas, sino cavadas. Y acá hacemos un paréntesis para añadir algo de arquitectura porque realmente es impresionante lo de las excavaciones.


En 1963, un habitante de Turquía, más precisamente de Derinkuyu- región de Capadocia, Anatolia central, derribando una pared de su “casa-cueva”, descubrió asombrado que detrás de la misma se encontraba una misteriosa habitación que nunca había visto; esta habitación le llevó a otra, y ésta a otra y a otra.

Por casualidad, había descubierto la ciudad subterránea de Derinkuyu, cuyo primer nivel, se cree, pudo ser excavado por los hititas alrededor del año 1400 a.C.

Los arqueólogos comenzaron a estudiar esta fascinante ciudad subterránea abandonada y consiguieron llegar a los cuarenta metros de profundidad. Se cree que en su totalidad, posee más de 85 metros de profundidad.


Hasta el momento, se han descubierto 20 niveles subterráneos. Sólo los ocho niveles superiores están abiertos al público en general, mientras que los restantes está parcialmente obstruidos o reservados a los arqueólogos y antropólogos.


La ciudad fue utilizada como refugio de miles de personas que vivían en el subsuelo para protegerse de las frecuentes invasiones que sufrió Capadocia, especialmente por los cristianos que escapaban de los romanos.

En estas galerías hay espacio para al menos 10.000 personas. Sinceramente, es una de las cosas que me encantaría conocer en todo el mundo. Es absolutamente fascinante.

A partir del siglo XI la dinastía Seléucida o Selyúcida derrotó al ejército del Imperio Bizantino y reinaron en la Capadocia asentando las bases del Imperio Otomano.

La región perteneció al Imperio otomano hasta 1923, que se constituyó la República de Turquía.

Hoy, Capadocia es uno de los centros turísticos más importantes del mundo, donde se respira toda la historia de la humanidad. ¡Piensen que fue habitada por casi todas las civilizaciones! Desde los hititas y trogloditas (un troglodita es un hombre que vive en las cavernas), pasando por griegos (de la mano de Alejandro Magno), Roma, el Cristianismo, las Cruzadas y el Imperio Otomano.

Los dejo con la descripción que hizo Umberto Eco, de la Capadocia, en el Baudolino.

Detrás se elevaban lo que de lejos parecían dedos, picos rocosos, que tenían encima como un sombrero de roca más oscura, a veces con forma de capucha, otras de casquete casi plano, que sobresalía por delante y por detrás. Más adelante, los relieves eran menos puntiagudos, pero cada uno se veía horadado de oquedades como una colmena, hasta que se entendía que aquellas eran casas, o mejor, albergues de piedra donde habían sido excavadas unas cuevas" (Umberto Eco, Baudolino, cap. 29).


lunes, 27 de septiembre de 2010

La frase de la semana.



Ayer mis hijos y mi sobrino se despertaron a las 6:30 de la mañana. Un domingo. Por consiguiente, a las 20:30 ya estaba en la cama, muerta de sueño.

Pero en vez de dormirme me senté con la compu a ver Historias de New York, la parte dirigida y actuada por Woody Allen.

Woody Allen es una de las personas que me sacan una carcajada. No es difícil eso porque soy de reirme de casi todo, pero Woody es para mi genial. No solamente como director, sino como actor. Y su cuestión con la religión es una de las cosas que más me divierten. Por esto, la frase de la semana es suya.





En realidad, prefiero la ciencia a la religión.
Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Treinta años.

Hoy, 25 de septiembre, se cumplen 30 años de la muerte de John Bonham, baterista de Led Zepelin.

No se tocar la batería, pero, como amante de la música, si tuviera que elegir un baterista, sin dudas sería "Bonzo" Bonham.

Desde julio de 1968 Bonzo formó parte del grupo que Jimmy Page intentaba armar, luego de la desintegración de Yardbirds. Page ya se había juntado con John Paul Jones y, luego de probar un par de vocalistas, se decidieron por Robert Plant. Robert recomendó a Bonzo.

Bonham fue un revolucionario en la manera de tocar la batería. Comenzó a tocar la batería a los cinco años, pero no fue hasta sus 14 años que tuvo su primer equipo.

Su estilo no solamente fue único sino que fue de avanzada. Tenía un beat muy rítmico que lo identificaba como único, y que se alejaba del ritmo del jazz y del rythm & blues. A ese beat se le agregaban breaks explosivos y un uso único de figuras rítmicas invertidas, ejecutadas entre el bombo y la caja.

Las baquetas que usaba eran las mas largas y pesada que había en el mercado; él las llamaba “árboles”.



Se le atribuye haber utilizado los primeros timbales sintetizados electrónicamente. Además, a su querida Ludwig (esa era la marca de su batería), le adosó timbales y gongs sinfónicos y congas, algo absolutamente innovador.

Bonzo nos dejó un 25 de septiembre de 1980, en casa de Jimmy Page, luego de atragantarse con su propio vómito mientras estaba desmayado, producto de haberse bebido 25 vasos de vodka en 12 horas. Un poco mucho, Bonzo querido. Por suerte Bonham existió en el siglo XX, cuando la tecnología nos permite mantener su espíritu vivo por siempre.

Rock and Roll.


miércoles, 22 de septiembre de 2010

La frase de la semana.


Ayer volvíamos del colegio y mi segundo hijo, que siempre me cuenta lo que aprendió ese día, me dijo: "Sabés mami que un señor blanco un día dijo basta se acabó la esclavitud, y la gente ya no fue más esclavos. Se hicieron libres". En vano fue preguntarle qué señor, dónde, cuándo. Pero, por haber dicho la palabra "blanco" pude adivinar. "Se llamaba Abraham Lincoln?", le pregunté. Si, claro, era él.

Por eso se me ocurrió que la fras de la semana podía ser del "señor blanco que un día dijo "se acabó la esclavitud".

La demagogia es la capacidad de vestir ideas menores con palabras mayores.


jueves, 16 de septiembre de 2010

El grito de Dolores.

No se imaginen amigos que Dolores es alguna mujer que grita por algún motivo. No. Dolores es un pueblo. Y hoy, 16 de septiembre, se conmemoran 200 años de ese grito, en Dolores, pronunciado por el “Cura Hidalgo” y que dio comienzo al proceso de independencia de México.

La independencia de México fue la más larga de conseguir, comparándola con otros países latinoamericanos.

Los porqués de la sublevación contra España son conocidos y el marco en el que se da la independencia es muy similar al resto de las colonias: invasión napoleónica a España, abdicación de Fernando VII y desconocimiento del Consejo de Regencia, Independencia de las colonias británicas de América del Norte, sumado a las ideas de la Revolución Francesa y de la Ilustración que tuvieron una importante aceptación en México, especialmente en los colegios de la Compañía de Jesús de la mano de José Rafael Campoy.

Si, aunque parezca raro, en un sector de la Iglesia Católica fue donde se arraigaron las ideas de la Ilustración. Y fue también de un sector de la Iglesia de donde provino el Grito de Dolores, ya que fue pronunciado por el cura Miguel de Hidalgo y Costilla.



Miguel Hidalgo y Costilla nació en Guanajuato en 1753. Se graduó en filosofía y teología. En 1778 fue ordenado sacerdote y en 1790 fue nombrado rector del Colegio de San Nicolás. Su carrera era brillante y envidiable para cualquiera que pretendiera tomar los hábitos. Pero Miguel era diferente. Un hombre culto que abrazó las ideas de la ilustración y de la Revolución Francesa: Libertad- Igualdad-Fraternidad. Además dominaba el francés, italiano y tres lenguas autóctonas: otomí, náhuatl y tarasco.

Hidalgo se dedicaba mucho a sus feligreses. Les gustaba el trabajo artesanal y de campo. Instaló varios talleres de alfarería, carpintería y herrería y enseñaba a los feligreses, en su mayoría indígenas, a cultivar viñedos, criar abejas y generar lo que hoy llamaríamos microemprendimientos.

No estaría de mas aclarar que cualquier tipo de educación que haga libre a la gente no era bien vista por la Iglesia. Especialmente la educación del trabajo y la ilustración. (Por algo los Jesuitas habían sido desterrado de las colonias españolas).

A esto, se le agrega las aficiones personales de Hidalgo que por supuesto, no eran aceptadas ni por la Iglesia ni por la sociedad de ese momento. Su afición a las mujeres, al juego, a la lectura de “libros prohibidos”. Organizaba obras de teatros, bailes, fiestas para todos los feligreses. Una alegría de vivir y un gozo de la vida absolutamente censurable en aquel entonces (y no se si ahora....).

En 1808 conoció a Ignacio Allende, con quien trabó amistad especialmente por sus simpatías en torno a las ideas de libertad. No ocultaban su opinión sobre como habría que aprovechar la invasión francesa a España para liberarse de la metrópoli.



En 1809 se juntaron un grupo de conspiradores y se dio la reunión conocida como Conjura de Valladolid, donde se hablaba de soberanía. En 1810 los conspiradores planearon la Conspiración de Querétaro, que pretendía formar una Junta Gubernamental en nombre del encarcelado Fernando VII. Entre los conspiradores se encontraban el Cura Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aladama, el corregidor de Querétaro, Domínguez y su mujer Josefa, entre otros.

La idea era formar un grupo armado y dar el golpe en diciembre de 1810. Pero los acontecimientos se adelantaron.

En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, Aldama despertó a Miguel Hidalgo y le explicó la situación, a lo que el cura contestó: “ Si, lo he pensado bien, y veo que estamos perdidos y que no queda más recurso que ir a coger gachupines”.

Se trasladaron a la iglesia y tocaron la campana llamando a misa. Cuando los feligreses se congregaron el cura arengó al pueblo a luchar contra los franceses que habían usurpado el gobierno español. Las palabras fueron... “"Este movimiento tiene por objeto quitar el mando a los europeos ... , que se han entregado a los franceses y quieren que corramos la misma suerte, lo cual no debemos consentir jamás. iViva la Independencia! ¡Viva Fernando VII! ¡Muera el mal gobierno!".(Hay muchas versiones sobre estas palabras, pero estas más menos concuerdan en todas).

Este llamado fue conocido como el Grito de Dolores.

Fue la piedra inicial que llevaría a la Independencia de México.

Se formaron ejércitos para combatir a los realistas. Hidalgo fue nombrado Capitán General, Allende Teniente General y Aldama Mariscal.

Tomaron Salamanca e Irapuato. Se dirigieron a Valladolid (actual Morelia) y tomaron la Alhóndiga de Granaditas, luego de un baño de sangre. Luego de este hecho, el obispo Abad y Queipó lo excomulgó.

En octubre de 1810, ya en Valladolid, Hidalgo promulgó el decreto de abolición de la esclavitud con pena de muerte a quien no cumpliera este decreto. La campaña seguía amino a la capital del virreinato, con la intención de tomarla, se desarrollaron varias batallas.

En Guadalajara se organizó el primer gobierno independiente y, siguiendo con su pensamiento, Hidalgo derogó los tributos pagados por las castas y las contribuciones de los indígenas.


En el Puente de Calderón, el ejército de Hidalgo sufrió una importante derrota luego de la cual, renunció a la jefatura del ejército. En la misma época, rechazó un indulto que se le otorgó por parte de las Cortes Generales Extraordinarias de España: “El indulto es para los criminales, no para los defensores de la patria”.

Mientras viajaba a Estados Unidos a buscar apoyo para la causa, en marzo de 1811 fue traicionado por un capitán de milicas retirado, Francisco Elizondo, y fue capturado y encarcelado.

El Cura Hidalgo fue enjuiciado, degradado en su condición sacerdotal y fusilado el 30 de julio de 1811.

Lo decapitaron, como era costumbre, y exhibieron su cabeza como escarmiento. Pero, también como era costumbre, esto sólo sirvió para que más mexicanos se sumaran a las filas independentistas.

La independencia de México se consiguió en septiembre de 1821, once años después de iniciado el movimiento.


El cura Hidalgo nos legó lo valioso de la libertad. Lo valioso de la libertad de expresión, de elección, de creencias,

Seguimos buscando la libertad, la independencia, que sin responsabilidad no se consigue.
Feliz Bicentenario. ¡Viva México, cabrones!

(Felicidades Ro por la película! La espero ansiosa por estas Pampas.)

<div>

lunes, 13 de septiembre de 2010

La frase de la semana.


En la semana en que nuestro querido México cumple sus 200 años de independencia, la frase de la semana es del gran escritor Carlos Fuentes.

No existe la libertad, sino la búsqueda de la libertad, y esa búsqueda es la que nos hace libres.


viernes, 10 de septiembre de 2010

La obra del mes.


La obra del mes de septiembre es Guernica. Pablo Picasso pintó este cuadro en referencia al bombardeo de la ciudad de Guernica durante la Guerra Civil Española en el año 1937.

En el año 1940, plena gobierno totalitario de Francisco Franco, Picasso permitió que el cuadro fuera llevado al Museo de Arte Moderno de New York, con la promesa de que el cuadro volviera reinstaurada la libertad.

En septiembre de 1981 el cuadro fue devuelto a España y expuesto en el Casón del Buen Retiro, hasta 992, cuando fue trasladado al Museo Reina Sofía.

Esta obra me fascina desde que la vi por primera vez, cuando era muy chica. En ese entonces no sabía qué era Guernica, ni quién era Picasso, ni qué era la guerra civil. Peor había algo en la pintura que me atraía. Por eso quiero compartir esta obra, como la obra de mes.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

El fin de una era: Los Romanov.



Sinceramente este blog, que ama la historia, poco escribe sobre historia que no sea de occidente. Más costumbre que otra cosa. Y en general es así en nuestros libros de historia. Poco sabemos de Rusia, China, Japón o India.

Por eso quise escribir sobre algo ocurrido en la otra mitad del mundo y pensando en qué escribir se me ocurrió la historia de la familia Romanov, la familia del último zar ruso. Y, a decir verdad, no se me ocurrió, sino que fue un pedido de Richard, mi amigo virtual. A vos Deli este posteo.

Los zares en Rusia eran emperadores con otro nombre. La palabra Zar proviene de César ya que pretendían alcanzar el poder de los césares romanos. El primer zar fue Iván IV, más conocido como “Iván el Terrible”, en 1547. Y el primer Zar de la casa Romanov fue Miguel III, quién tomó el poder en 1613.

El último de los Romanov, Nicolás II, ocupó el poder entre 1894 y 1917, año en que se desató la Revolución Rusa que puso fin a 370 años de poderío zarista. La caída de la dinastía Romanov, si bien tuvo que ver con la conducción del país, era algo que, a mi criterio, iba a ocurrir de todas maneras, independientemente de Nicolás II. Claro que la desidia del último de los Romanov ayudó muchísimo a este fin, pero creo, que los zares y su modo de vida tenían fecha de vencimiento.



Nicolás II asumió su cargo luego de la muerte de su padre, en 1894. Unos días antes se había casado con Alexandra (Alix de Hesse Damstadt, alemana, nieta de la Reina Victoria), aristócrata alemana de quien se había enamorado profundamente.

Hasta ese momento Nicolás no había recibido mayor adiestramiento para ocupar el lugar de su padre ya que se lo consideraba muy joven. De hecho Nicolás no pensaba en ser Zar hasta que fuera muy mayor. Sólo quería disfrutar de la placentera vida de una familia real y de su amada Alexandra.

Pero el destino quiso que a los 22 años tuviera que hacerse cargo de un país que estaba exhausto por los sometimientos de los zares. Nicolás, no estuvo a la altura de las circunstancias.


Durante los primeros años de su “mandato” las decisiones estaban fuertemente influenciadas por su madre y sus tíos, podría decirse que eran ellos los que gobernaban. Nicolás se dedicaba a la vida familiar que era lo único que él quería en la vida. Adoraba a su esposa e hijos. Alexandra y Nicolás tuvieron cinco hijos: cuatro mujeres, Olga, Tatiana, María y Anastasia, y un varón, el zarevich Alexis.

La vida del zar y su familia era lujo y comodidades en un país sumido por el hambre y con un retraso absoluto en toda materia.. Cabe acá hacer un racconto de la situación de Rusia hacia aquel entonces.

Rusia era un enorme país cuyas tierras se extendían a lo largo de 22 millones de kms2. Su población estaba compuesta por diferentes etnias, diferentes lenguas y diferentes religiones. A principios del siglo XX la población ascendía a 120 millones de habitantes; el 80% eran campesinos. Además existían el clero, la nobleza y la corona.


Los campesinos, hasta 1861, tenían una relación de vasallos con respecto a los dueños de las tierras. En aquel año se otorgó lo que se conoció como “abolición de la servidumbre”, que era la desvinculación jurídica del campesino con respecto de su señor.

Esta ley provocó algo fundamental en la historia rusa y tendría repercusiones hasta en la revolución de 1917.

El estado ruso le dio a los campesinos (recordemos que eran el 80 % de la población) tierras para trabajar a pagar al estado en 50 años. Como el campesino está endeudado con el estado, no le queda otra que trabajar de campesino. Así, mientras Europa se industrializaba, Rusia se sumía en el atraso. Asimismo, la productividad no aumentó y la riqueza no financió la industrialización.

Depender pura y exclusivamente de la agricultura hacía que si, en alguna temporada había malas cosechas, los campesinos se morían de hambre. Esto ocurrió en 1905 y 1917.

A esta situación de atraso, hay que agregar los manejos del estado por parte de Nicolás II. Como ya dijimos, las decisiones de los primeros años fueron dejados a manos de su madre y tíos. El zar llevó a Rusia a participar de dos guerras que devastaron aún más al país: la guerra contra Japón (por Corea) en 1905 y 1914, la Primera Guerra Mundial.

A esto se sumó la masacre conocida como Domingo Sangriento o Domingo Rojo en San Petersburgo, en 1905, cuando el ejército cargó contra trabajadores que reclamaban mejores condiciones de vida.


Pero parecía que Nicolás no se enteraba mucho de la situación en su país. O no la entendía. Su única gran preocupación eran Alexandra y su familia. Creo que él, y esto es un pensamiento mío, nunca quiso ser zar, ni le interesaba, y se vio encuelto en algo que no pudo manejar.

En 1908, el zarevich Alexis, que sufría de hemofilia empeoró su condición de salud y en desesperación, la zarina Alexandra aceptó al idea de una amiga de consultar a un monje y místico llamado Gregori Rasputin. Cuando Rasputin vio al zarevich, milagrosamente se curó.

Desde ese momento, la zarina introdujo al monje a la corte y fue aceptado por el zar. La influencia de Rasputin en la corte llegó a extremos como comandar ejércitos durante la Primera Guerra Mundial basado en sueños que había tenido.



Entonces, si sumamos todas las causas, encontramos el porqué de la caída de los Romanov. Un país atrasado, sin industrialización, con un 80 % de la población campesina, endeudada con el estado y hambrienta. Una incipiente clase media, semillero de líderes opuestos al zar, guerras indeseadas que provocan muertes y más hambre, un zar que no gobernaba sino que se dejaba avasallar por un místico con delirios de poder.

Los más perjudicados, los campesinos endeudados, los soldados desocupados y los obreros, se agruparon en soviets, que son asambleas. En febrero de 1917 los soviets hicieron una huelga general, y al poco tiempo el zar abdicó. Unos meses antes, en 1916, varios nobles se juntaron para asesinar a Rasputin, cuyo cuerpo fue tirado al río Neva (lo envenenaron, le descargaron varios tiros y, sin embargo, su autopsia indicó que murió ahogado!)

Como gobierno provisional quedó el príncipe Lvov y representantes de la Duma (parlamento). Pero, ¿Qué pasó con los Romanov?

El zar y su familia fueron mantenidos prisioneros en el palacio por el gobierno provisional. La idea inicial era enviarlos al exilio a Inglaterra, pero el aumento de poder de los bolcheviques impidió esto. Durante la segunda revolución, cuando los bolcheviques de Lenin derrocaron al gobierno de Kerenski, se ordenó el traslado de la familia imperial a Ekaterinburg.


En julio de 1918, ante el avance de las legiones checoslovacas, y el temor de un rescate de la familia del zar, el Ejército Rojo recibió la orden de asesinar a todos los miembros. LA familia fue llevada al sótano de la casa Ipatiev, donde estaban encarcelados y fueron ejecutados junto a algunos sirvientes leales.

Los cuerpos fueron escondidos en una mina a 12 kilómetros del lugar. Así terminó la era de los zares y empezó el mito de Anastasia, la más chica de la mujeres Romanov. Pero eso, para otro posteo.

Los dejo con una muestra del inmenso amor entre Nicolás y Alexandra. Algunas de sus palabras mientras estaban detenidos. En total, Alexandra le escribió 400 cartas. Ella le escribía: "Sólo anhelo estrecharte con fuerza entre mis brazos y murmurar palabras de amor intenso, coraje, fuerza e interminables bendiciones..." El le decía "...No sé como habría podido soportarlo todo si Dios no hubiera decidido que tuviera como esposa y amiga. A veces es difícil hablar de estas cosas debido a una estúpida timidez... Adiós mi adorada y dulce Sunny".