miércoles, 30 de junio de 2010

Angel of Harlem



Saben quienes me conocen que la música es absolutamente fundamental en mi vida. Una de las cosas que no tengo y me gustaría haber tenido, es una buena voz. Y, esto es una creencia personal, las mejores voces de mujeres son de mujeres negras.

Billie Holiday no escapa a mi regla.

Nacida como Eleanora Faga Gough en Filadelfia, el 7 de abril de 1915, tuvo una infancia muy dura, como muchos de los negros que nacieron en Estados Unidos la primera mitad del siglo XX.

Su mamá tenía 13 años cuando ella nació y su padre 15. Su padre era guitarrista de jazz y al tiempo de nacer ella, él las abandonó. Su mamá, tal vez por su corta edad para asumir responsabilidades, la dejaba constantemente al cuidado de personas no muy confiables.

A los diez años fue internada en un colegio católico para preservarla, debido a haber sido violada por un pariente. Debía permanecer en este colegio hasta su adultez, pero un amigo la ayudó a escaparse con complicidad de su madre.

La vida que siguió tampoco fue muy feliz. Se fue a New York y, además de ayudar a su mamá en trabajos de limpieza, comenzó a prostituirse.

En 1930 fue a una prueba de bailarinas en el bar Pod’s and Jerry’s en Harlem, en la que le fue muy mal. Pero cuando la escucharon cantar, se pararon todas las conversaciones del bar.


A partir de ese día su carrera fue puro ascenso. En 1933 Benny Goodman, conocidísimo clarinetista de jazz, fue a uno de sus shows y quedó maravillado. Su voz, comparada con la de otras artistas del jazz y del blues, como Ella Fitzgerald, tenía un alcance limitado, pero ella lo compensaba con su emotividad.

El 27 de noviembre de 1933 hizo su debut discográfico con la banda de Benny Goodman, con la canción “Your mother Son-In-Law”. En 1934 hizo su primera presentación en el Teatro Apollo.

Entre 1935 y 1944 grabó 200 canciones. Cantó con las orquestas de Count Bassie y Lester Young, quien fuera su amigo inseparable de por vida. Las bandas de jazz se la disputaban. Tuvo éxitos como ..... Strange Fruit la convirtió en una heroína de la gente negra, ya que era un himno en contra de los linchamientos. “...los árboles sureños dan extrañas frutas...” decía la letra.


A pesar del éxito Billie no podía ser feliz. Las adicciones controlaban su vida. Desde los 12 años fumaba marihuana, pero la heroína fue su ruina.

En 1941 se casó con el trompetista Jimmy Monroe, de quien se divorció. En 1952 se casó por segunda vez con un “justiciero” de la mafia Louis McKay. McKay era un violento pero intentó sacarla de las adicciones. Se divorciaron cuando él descubrió que ella seguí con las drogas a escondidas de él.

Estuvo 8 meses en prisión por posesión de estupefacientes y por eso le revocaron la licencia para cantar en bares de New York. Los últimos 12 años de su vida no pudo volver a trabajar en un pub.

En 1954 viajó a Europa y descubrió que no sólo era conocida en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Ese año escribió su autobiografía que aparecería en 1956: Lady sings the Blues. El año 1957 fue su último año productivo. Cantó para el especial de CBS “The Sound of Jazz” junto a Lester Young y Coleman Hawkins.

Pasó sus últimos dos años de vida sola, en un departamento en New York. Murió el 17 de julio de 1959 de cirrosis. Hoy se la recuerda como una de las voces de jazz más importante de todas las épocas, junto a la gran Ella Fitzgerald.

No se si ustedes sabían, pero mis queridísimos U2 han escrito esta canción dedicada a ella, a la gran Billie. Al ángel de Harlem.


3 comentarios:

  1. Una vez ... acabo de conocer A Billie Holiday por vos !!! y claramente nunca supe que Angel of Harlem era por ella !

    PD: tengo que ir al Apollo algun dia ( esta en mi lista de Cosas para hacer aca)

    ResponderEliminar
  2. Uy Pato, ¡que buen posteo!

    Yo escucó música desde que era adolescente, pero recién en los últimos tiempos me estoy interesando por el jazz. Hace cosa de 2 meses me hice grabar un CD que trae las primeras canciones de Billie Holiday. Son de los 30 y los 40. Me pacen maravillosas. Las pongo en la hora de la cena, al escucharla me imagino que estoy viviendo en la New York de aquellos tiempos..., son buenísimas.

    Los chicos se están acostumbrando a escucharlas. El pacto es; Uds. ponen la tele sin sonido (ven dibujitos9 y yo pongo la música.

    La voz de Billie me puede, absolutamente emotiva.

    Qué bueno que posteaste sobre ella. Y que vida dura que tuvo. Como homenaje apreciemos su voz.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Deli a mi me pasa al go parecido con Billie Holiday. O con la gran Ella Fitzgerald. Siento que estoy en NY. Y si bien siempre me llamó la atención el jazz, hará unos cinco años que empecé a interiorisarme en el tema y realmente me encanta. Es esa música ideal para leer, o escribir, o cenar, como vos decis. Pronto se viene otro posteo de música. Ya verás Besos!

    ResponderEliminar