martes, 27 de abril de 2010

Palabras.

Luego de la victoria de la batalla de Tucumán y Salta, Belgrano perdonó la vida de Pío Tristán, el jefe del ejército realista. Perdonó su vida y la de los prisioneros de guerra, que liberó bajo la promesa de irse al otro día, abandonar las armas de guerra y no volver a levantar las armas contra las Provincia Unidas del Río de la Plata.

El gobierno criticó fuertemente esta actitud, a lo que Belgrano les contestó, en una carta a Chiclana:

"Siempre se divierten los que están lejos de las balas, y no ven la sangre de sus hermanos, ni oyen los clamores de los infelices heridos; también son esos los más a propósito para criticar las determinaciones de los jefes: por fortuna, dan conmigo que me río de todo, y que hago lo que me dictan la razón, la justicia, y la prudencia, y no busco glorias sino la unión de los americanos y la prosperidad de la Patria."

4 comentarios:

  1. Excelente! Muy buena frase.

    Beb

    ResponderEliminar
  2. Indudablemente Belgarno la tuvo clara. Por algo fue uno de los grandes próceres de nuestra historia.

    Besote!
    R.P.

    ResponderEliminar
  3. Manuel Belgrano fue un genio. Poco comprendido en su época, solo José de San Martín y Güemes fueron quienes descubrieron el genio que había en él. Con grandes estrategias a pesar de haber sido abogado y no militar. Una honradez pocas veces vista en nuestro país, consagrado en su vida a la libertad de América (no sólo de las Provincias Unidas). Venía de una familia rica y murió en la miseria, sin que nadie se acordara de él. Cuanto más leo su historia más ganas me dan de llorar. Es triste el no reconocimiento, la falta de respeto a semejante hombre. Cuánta gente conocen que haya dado su vida a su tierra y sus ideales? Yo a ninguna.

    ResponderEliminar
  4. Recortes donde recortes, Manuel Belgrano es un genio.
    Y tenía en las manos la Razón, certezas de aquella época que les daba el Iluminismo.
    Certezas que ayer les permitía pelear, revolucionar.
    Certezas que hoy no tenemos.
    Buen post, Pato.

    ResponderEliminar