martes, 13 de abril de 2010

Midway.


Como ustedes saben, cuando algún conocido cumple años, escribo un posteo que tenga que ver con esa persona. Y terriblemente se me pasó escribir un posteo en honor a mi queridísima mamá, que el martes cumplió años.

Cuando era chica miraba películas con mi mamá y, aunque no logró contagiarme el amor por las películas de “cowboys” ni por John Wayne, si lo hizo con las películas de guerra. Una de las que más veces vimos fue La Batalla de Midway, con grandes actores como Robert Mitchum, Charlton Heston, Toshiro Mifune, Henry Fonda y James Coburn, entre otros.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en lo que fue la disputa de poder entre los Estados Unidos y Japón, se desarrollaron 9 batallas o ataques, conocidos en su conjunto, como la “Guerra del Pacífico”: Pearl Harbor, Mar del Coral, Midway, Guadalcanal, Saipán, Filipinas, Leyte, Iwo Jima y Okinawa.

La estrategia de Japón era terminar con el poderío norteamericano en el Pacífico para poder establecerse en la conquista de territorios que les permitiría acceder a recursos como petróleo y minerales, que comenzaban a escasear, debido al bloqueo que sufría desde el año anterior.

La idea final del Imperio Japonés era provocar al gobierno norteamericano y obligarlos a sentarse en al mesa de negociaciones para lograr su objetivo.

El primer ataque fue de Japón a la base naval de Pearl Harbor hundiendo los acorazados norteamericanos y que fue doblemente contraproducente. En primer lugar obligó a los Estados Unidos a entrar en la guerra. En segundo lugar, se hundieron acorazados y dejaron intactos los portaaviones norteamericanos, que eran los verdaderamente poderosos, mientras que la flota japonesa se quedó con los acorazados que eran obsoletos.

Además, el punto más importante como base de operaciones eran las islas Hawaii. Al no haberlas tomado como punto de partida, Japón debía accionar rápidamente para no perder el efecto que tuvo el ataque a Pearl Harbour. Japón no podía permitirse una guerra larga porque sabía de la superioridad de los Estados Unidos en cuanto a armamentos y producción.
Japón tenia tres objetivos para lanzar su ataque sorpresa y demoledor: Australia, Hawaii y Midway. Australia y Hawaii fueron desestimadas por el enorme esfuerzo económico y logístico que implicaba. Quedó el plan MI que era atacar la isla de Midway, atolón utilizado como portaaviones insumergible.(Véase segunda foto).

En el interín, mientras el alto mando japonés estudiaba sus movimientos, el 18 de abril de 1942, Estados Unidos acercó dos portaaviones a las costas japonesas sin haber sido detectados por los propios japoneses y, con aviones B-25 atacaron Tokio. Tokio no sufrió grandes pérdidas pero le demostraba al Imperio su propia vulnerabilidad.

El plan inicial del almirante Isoroku Yamamoto era un ataque pequeño a una de las islas Aleutianas como distracción y el ataque sorpresa a Midway que, una vez conquistada, no sólo sería un golpe enorme a los norteamericanos en cuanto a la pérdida de armamentos, sino que se convertiría en el trampolín hacia las islas Hawaii, verdadero corazón del poderío de los Estados Unidos para el Pacífico.

Desde ya, que una de las claves fundamentales del plan japonés era el efecto sorpresa, motivo por el cual este plan fracasó. Estados Unidos conocía, desde fines de abril de 1942, la posición japonesa, gracias a que pudieron descifrar los códigos. Esta decodificación fue enviada al almirante Chester Nimitz quien rápidamente ideó un plan para contrarrestar el ataque.

Otros dos errores fueron importantísimos para el fracaso de esta invasión: en primer lugar, los japoneses no creían que los norteamericanos tuvieran muchos buques y, los que tenían , estaban en Pearl Harbor. En segundo lugar, los submarinos que debían controlar la salida de buques de Pearl Harbor, llegaron tarde a su posición y no registraron las salidas.

Estados Unidos envió tres portaaviones: El USS Yorktown, el USS Hornet y el USS Enterprise, que se apostaron a 300 millas de la isla. Asimismo, se enviaron aviones de reconocimiento que avistaron la flota japonesa, comandada por Yamamoto. Asimismo, sabiendo que la operación AL (el de las islas Aleutianas) era mera distracción, sólo mandaron cinco cruceros y diez destructores.

A las 4:30 a.m. del 4 de junio de 1942, tropas Japonesas atacaron la base de Midway. Al mismo tiempo, despegaban aviones norteamericanos en busca de la flota nipona. El bombardeo a Midway duró media hora. Pero, al ver los japoneses que ellos también habían sido atacados, el elemento sorpresa fue para ellos. Como mencionamos anteriormente, los submarinos no dieron aviso de la partida de los portaaviones norteamericanos de Pearl Harbor, por eso, el teniente de navío Tomonaga, decidió esperar luego del primer ataque. Error fatal éste, ya que en la espera se produjo el segundo ataque norteamericano a la flota japonesa.

El destino quiso que entre las 10:25 y las 10:28 de la mañana los aviones norteamericanos alcanzaran tres de los cuatro portaaviones japoneses, hundiéndolos.

Luego de este ataque, el almirante Yamaguchi, en el portaaviones que quedaba, lanzó de inmediato a sus aviones qué, escondidos entre las nubes, persiguieron a los norteamericanos hasta dar con el portaaviones Yorktown, que averiaron seriamente hasta que lo hundió un submarino mientras lo remolcaban. Por la tarde, aviones norteamericanos alcanzaron el último portaaviones japonés que quedaba.

Considerando las graves pérdidas, Japón emprendió la retirada.


El balance fue absolutamente desolador para el Imperio Japonés: perdieron cuatro portaaviones, un crucero, todos los aviones embarcados y más de tres mil hombres entre marinos y pilotos. La pérdida de pilotos era muy importante porque eran expertos casi imposible de suplantar en poco tiempo.

Los Estados Unidos por su parte, sólo perdieron el portaaviones Yorktown, un destructor y la mitad de sus aviones. Las muertes llegaron a 250 hombres.

Midway le demostró al mundo que la era de los acorazados había terminado: ahora para lograr la supremacía, la guerra no podía ser naval, sino aeronaval. Los portaaviones fueron la estrella en esta guerra. Fue algo así como la revancha de Pearl Harbor y el fin de la hegemonía japonesa en el Pacífico.

Midway fue el punto de inflexión en la guerra del Pacífico. Aunque todavía quedaban varias batallas por librar y el fin total con las bombas atómicas. No sólo el fin de la contienda, sino el fin de la ingenuidad de la humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario