martes, 19 de enero de 2010

El espíritu de New Orleans


Ayer fuimos con dos de mis hijos a ver “La Princesa y el Sapo”. Es una muy linda película. La historia, para chicos, es una de las historias de Disney. Pero lo que los chicos no pueden captar y que, a mi criterio la hace genial, es el espíritu del lugar donde se desarrolla la historia: New Orleans.


La historia es sencilla: un príncipe sin dinero, quiere casarse con una chica rica, pero es engañado por una mago vudú y convertido en sapo. Encuentra una chica vestida de princesa y le pide y beso. Como era una fiesta de disfraces la chica estaba vestida pero no era princesa. Termina ella también convertida en sapo. Los dos emprenden un viaje por los pantanos de Louisiana hacia el encuentro de Mamá Odi, una bruja vudú que rompa el hechizo.


Parece simple, pero si vieran al brujo vudú, la arquitectura, los pantanos, los lagartos, el barrio pobre, de negros, (el príncipe y la chica son negros), la comida y, muy especialmente, la música, se darán cuenta que está muy bien ambientada.


New Orleans fue fundada en 1718, con el nombre de Nouvelle-Orleans por colonos franceses al mando de Jean Baptiste Lemoyne. Es la ciudad más grande del estado de Luisiana, al sur de los Estados Unidos.


En 1763, Francia cedió New Orleans a España, como compensación por su ayuda contra Gran Bretaña. Se sucedieron gobernadores españoles, rechazados por la población francesa, hasta la llegada del español Bernardo de Gálvez. Gálvez luchó contra el avance inglés sobre la recientemente nacida Nación Norteamericana. Fomentó la agricultura y le dio a New Orleans grandes avances. Además, se casó con una colona francesa, lo que terminó por convencer a los pobladores.


La diferentes administraciones españolas convencieron a la población y ya no reclamaban un gobierno francés. Los avances para la ciudad fueron enormes: diques de contención de los ríos, servicios públicos, policía, salud, prensa y obras portuarias.


Al comenzar el siglo XIX, el pacto de cesión entre España y Francia culminó y la colonia fue devuelta a Francia. Aunque poco duró en manos francesas porque fue vendida, la colonia entera, a los Estados Unidos.


Durante este siglo, la ciudad se convirtió en la cuarta ciudad de norteamericana debido al crecimiento demográfico. Su puerto era destino de esclavos africanos y, paradójicamente, era la ciudad con mayor cantidad de negros libres.

La ciudad fue capturada por las fuerzas de La Unión durante la Guerra de Secesión, y, al no oponer resistencia, se salvó de la destrucción, como otras ciudades del Sur.




Entrado el siglo XX New Orleans fue objeto de intentos de modernización. Debido a estar rodeada por el río Misisipi y el lago Pontchartrain, la ciudad era endeble a inundaciones. Se construyeron nuevos diques y se instalaron bombas aspirantes que, se utilizan hoy en día y que llevan el agua al río.


Uno de los errores de la modernización fue sacar de circulación los tranvías, en la década de los sesenta. En 1990, volvieron a funcionar.

En las afueras de la ciudad se encuentran los pantanos, Swamp o Bayou. Aquí viven toda clases de animales en conservación y árboles antiquísimos con raíces abiertas por las que podrían pasar por debajo con un bote (si no le temen a los cocodrilos, claro).


En agosto del 2005, el huracán Katrina, que todos recordamos, destrozó casi toda la ciudad. A pesar de las disposiciones de ayuda humanitaria y monetaria, New Orleans tuvo que levantarse sola, porque la ayuda, nunca llegó. Así, para el 2009, la ciudad mostró innumerables signos de mejoría, recobrando casi el 90% de la población original.


La cultura de esta ciudad es absolutamente maravillosa.



Por su arquitectura, muy colorida y de un estilo colonial adorable. Por su comida, basada en marisco, arroz, cangrejos y diversos pescados. Los platos típicos son el jambalaya, étoufée y gumbo.


La práctica vudú es muy común entre los pobladores de raza negra, traída por los esclavos africanos y que se vincula con la magia. El vudú es una creencia muy antigua, que se remonta al politeísmo celta.


Con una gran población de negros herederos de la esclavitud, la música es exquisita. No encuentro otra palabra para el jazz y el blues que son la música típica de esta ciudad.




Si quieren visitar esta ciudad, vayan en febrero, ya que se festeja el Mardi Gras. Es el nombre del carnaval y las fechas varían entre comienzos de febrero y de marzo. Toda la ciudad se prepara para esta fiesta y las carrozas desfilan por las calles. las carozas son preparadas por lo que se conoce como “peñas” (Krewe). Desde estas carrozas, se lanzan collares de fantasía a la gente.


Creo que la mejor manera de mostrarles el espíritu de vida de New Orleans, es viendo un funeral. Si. Festejan la vida. Honran el paso a la otra vida, despidiendo a quien murió en un ritual que no verán en otro lugar del mundo. Y se los dice alguien que no conoce esta ciudad. Pero que le llegó su espíritu.


10 comentarios:

  1. Me encantó como con tu descripción pudiste transportarnos a tantos kilómetros de distancia. La verdad que USA es un país que no me llama para nada la atención (prefiero Europa) pero de ir, esta sería una de las ciudades que me gustaría conocer (además de boston que me dijeron que es muy linda).

    Excelente posteo. Ah! y quiero ir a ver la película!!

    Beb

    ResponderEliminar
  2. Muy buen Post, la pelí me transporto a lo mismo, mi nena se durmió, pero el que la disfrute fui yo y por los mismos motivos que contas.

    Rody

    ResponderEliminar
  3. Muy linda descripción. Me quedo con la facilidad con que se recuperan las ciudades devastadas de USA. Justamente acabo de escribir sobre Haití pensando en el incendio de Chicago de l871. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Pato! Nunca estuve alli, algun dia ire. El sur de EEUU es un pendiente que tengo. Planeare en ir algun Feb asi me sumo al festejo de Mardi Gras (es un descontrol... dicen)

    ResponderEliminar
  5. La cultura de esa ciudad debe ser maravillosa, como vos bien lo decís. Me acuerdo que una vez lo escuché a Borges decir que cada vez que tenía (o querría) visitar algún sitio, algún país, agarraba el mapa y diversos textos para familiarizarse con la cultura y las costumbres del mismo.

    Che, tus posteos cada vez mejores: ¡me dieron ganas de viajar para allí!

    Ah, y recomendaré también la peli para los niños!

    Beso grande!
    R.P.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por los comentarios. Me alegro haber expresado bien el imaginario de esa ciudad que, yo tampoco conozco!
    Por lo general me llaman la atención las ciudades, pueblos o culturas donde hay una fuerte influencia de raza negra. La raza negra es sufrida históricamente y aún así, tienen un espíritu de vida increíble y admirable. La música que hacen es maravillosa y suelen cantarle a la vida y a lo lindo que es vivir, a pesar de las cosas feas. New Orleans encarna un poco eso. No olvidemos que el sur de los Estados Unidos era donde preponderaba la esclavitud. Y no se quejan. Al contrario. Disfrutan la vida. Es admirable. Saludos a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me encantó la descripción q hiciste del lugar, su música y su gente! Yo tampoco conozco, pero a través de tu relato y de las películas q hemos visto hace q nos transportemos a esa lugar q, imagino, detenido en el tiempo. Estoy buscando información sobre todo esto porque me encantaría escribir al respecto aunque aún no tengo bien definida la línea a seguir. Te mando un beso enorme y gracias x compartir tu relato!

      Eliminar
  7. Coincido con vos en esa positiva influencia de la raza negra. Lo viví y disfruto mucho en Brasil, especialmente en las ciudades más pequeñas del Estado de Bahía. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hello!
    I´m from MISSOURI.
    I really like this blog, is perfect!!
    My family and me are black.
    I´m really like this blog because I habe family in New Orleans, and they are black also.
    Thank you for this fantastic blog :) :) :) :) :) :) :) :) :)

    ResponderEliminar