lunes, 28 de diciembre de 2009

Primera invasión inglesa al Río de la Plata.


A principios del siglo XIX Europa estaba convulsionada por el Imperio Napoleónico. España era aliada de Francia y Gran Bretaña, para contrarrestar este poderío decidió utilizar una táctica antigua: golpear al enemigo no en el corazón de su poder, sino en los centro más débiles. Esta estrategia se combinaba con el enorme poderío naval de los británicos.

A la vez, debido a las guerras, el mercado europeo estaba cerrado a los productos ingleses y debían buscar nuevos mercados.

En 1805 el gobierno británico lanza una expedición a Ciudad del Cabo, que pertenecía a la corona holandesa, en ese momento bajo la órbita napoleónica. El jefe de las fuerzas invasoras era el comodoro Home Popham.

Al darse cuenta de la facilidad con la que se rindió esta ciudad, Popham tuvo la idea de aventurarse sobre el Virreinato del Río de la Plata. La idea inicial era desembarcar en Montevideo pero, al estar esta ciudad fortificada, se decidieron por Buenos Aires.

Popham consiguió la ayuda militar del General Baird y compartió la jefatura de las fuerzas invasoras junto a William Carr Beresford. el gobierno británico no otorgó autorización alguna para esta maniobra.


El plan inglés tuvo dos fallas fundamentales: 1. Suponer una división entre criollos y españoles tan profunda que los primeros acogerían a los invasores con agrado. 2. El segundo error fue no revestir la invasión de carácter libertador. La falta de autorización por parte del gobierno británico hizo que Beresford actuara como conquistador. Y, en palabras de Manuel Belgrano, "el amo viejo o ninguno".

El desembarco se produjo en las costas de Quilmes el 25 de junio de 1806, encontrando poca resistencia. El virrey, que en ese momento era Sobremonte, al enterarse del desembarco, decidió retirarse al interior y llevarse las arcas reales para protegerlas (pareciera una actitud cobarde la de Sobremonte pero, en honor a la verdad, estaba dispuesto por el Consejo de Guerra de 1802, que ante cualquier invasión, el virrey debía proteger el dinero real del invasor. De todas maneras, podría haberse quedado, no?)

La actitud del virrey no sólo deterioró su imagen sino que provocó una crisis en la autoridad virreinal.

Todos los depósitos de armas cayeron en manos de los invasores y, poco después, también se hicieron con el tesoro real.

El 27 de junio, dos días después del desembarco ofrecieron a la población, como muestra de "bondad" del nuevo monarca, la práctica libre del culto católico y la apertura al libre comercio.

Pero, por más promesas que hicieran, los criollos, especialmente los grupos que entendían que esta llegada podría ser liberadora, se daban cuenta de las intenciones conquistadoras de la expedición. Esto hizo que a pocos días de aquel 25 de junio, se formara una alianza de hecho entre distintos sectores de la sociedad como criollos, españoles, clérigos, comerciantes, etc.

Así fue como comenzó a organizarse la reconquista. El capitán de Navío Santiago de Liniers (francés al servicio de España) fue a Montevideo a solicitar apoyo, Pueyrredón comenzó a organizar tropas en las afueras de Buenos Aires y Martín de Álzaga reclutaba gente en Buenos Aires y mandaba armas a las tropas de Pueyrredón.

El 3 de agosto las fuerzas de Liniers desembarcaron en el Delta y se reunieron con los voluntarios de Pueyrredón. El 10 de agosto (demorados por las lluvias, hecho que podría haber sido aprovechado por los invasores) las fuerzas de Liniers aplastaron a los ingleses haciéndolos retroceder hasta el Fuerte, lugar en que Beresford alzó la bandera de rendición.

La victoria se selló con un Cabildo abierto el 14 de agosto. Y este es un punto importante. En este Cabildo abierto, la gente de la ciudad invadió el recinto exigiendo que se delegara el mando en Liniers. Y así se hizo. Fue la primera vez que se impuso la voluntad de la gente. Podría decirse que lo que ocurrió el 25 de mayo de 1810, comenzó el 14 de agosto de 1806.

Asimismo, previendo que el interés británico no cesaría, las tropas de Liniers decidieron organizarse en cuerpos militares. Así nacieron los escuadrones de Húsares y Patricios. Ésto tuvo mayor connotación de la que comunmente se cree: se estaba creando un nuevo centro de poder: el poder militar.

Así, los ingleses ocuparon Buenos Aires por primera vez durante 47 días, dejando decenas de muertos. Pero, fundamentalmente, dejaron la semilla de la independencia en estas tierras. Nada sería igual desde aquel entonces. Desde el momento en que criollos se dieron cuenta que no sólo pudieron defenderse de los invasores sin ayuda de España, sino que también podían imponer su voluntad. El camino al 25 de mayo estaba abierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario