lunes, 30 de noviembre de 2009

Nudo gordiano

Muchas veces, cuando alguien tiene un problema que no puede resolver, o se enfrenta a una decisión complicada suele decirse “no puede desatar el nudo gordiano”, o “esto es mi nudo gordiano”. Es más, la expresión “romper el nudo gordiano” alude a resolver sin dar vuelta un problema dificultoso. ¿Qué quiere decir “Nudo Gordiano”?

Luego de vencer a los persas, Alejandro Magno entró en la Península de Anatolia, cuya capital era Gordión. Según las creencias, en la acrópolis de esa ciudad había un carro de oro atado con una especie de trenzado con corteza de árbol, con un nudo imposible de desatar. Se decía que quien pudiera desatar ese nudo (gordiano por estar en la ciudad de Gordión) sería el rey de toda Asia.

La ambición de Alejandro hizo que quisiera intentar desatar el mencionado nudo. Rodeado de los más importantes hombres de la ciudad intentó, sin éxito, desatar el nudo.

“Desesperado, lo cortó con la espada de un tajo“ (tal la descripción que hace Plutarco en “Vidas Paralelas”).

Así fue como, con practicidad y astucia, Alejandro logró romper con el nudo gordiano. Y con la leyenda, ya que Alejandro Magno fue considerado rey de Asia.


5 comentarios:

  1. Si hay algo que no me banco es repetir frases sin saber su etimología o su historia. No sabía sobre esta. Ahora puedo citar al "nudo gordiano" sin complejos.

    Un beso
    R.P.

    ResponderEliminar
  2. Deli: hagamos esto, decime qué frase usas habitualmente y buscamos la historia. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Está muy buena la explicación y el pedido que le hacés a Deli. Creo que está bueno esto de post cortos y que te dejan una idea interesante.

    ResponderEliminar
  4. Tengo un montón, pero te tiro dos. Las uso cuando me conviene (en general, con mis hijos) y son contradictorias.

    1) "Al que madruga, Dios le ayuda."

    2) "No por mucho madrugar amanece más temprano."

    Presumo que la 2) debe ser una especie de contestación a la 1)

    Depende el contexto, pueden ser ambas válidas.

    Confesión: como no me gusta levantarme temprano prefiero la 2). Pero como debo llevar los chicos al cole, uso más la 1)

    Beso
    R.P.

    ResponderEliminar
  5. La resolución por parte de Alejandro del nudo gordiano siempre me hace acordar a la "navaja de Occam". Tal vez por el filo. LA navaja de Occam estipula que su varias explicaciones de algo son posibles, la más probable es la más sencilla.
    Igual no fue una solución "inteligente" cortar el nudo, sino más bien una demostración de fuerza bruta.
    Y Alejandro fue mucho más que eso.
    Cuando conquistó Egipto, se desvió muchos kms hasta el oasis de Siwa para consultar el oráculo de Amón quien lo confirmó como hijo de Amón Ra. Eso, para un macedonio que se creía griego, es sincretismo puro.
    Como también lo fue su insistencia en los matrimonios mixtos que tantos problemas le trajo con sus oficiales. Su casamiento con Roxana, que habrá sido muy linda, pero era la hija de un jefe tribal de las montañas de lo que hoy es Afganistán. Para los griegos era otro planeta.
    Y cuando se apropió del tesoro aqueménida en Persépolis, pagó a su cunatioso ejército y destinó el resto, que seguía siendo mucho, a la construcción y compra de manuscritos para la bilbioteca de Alejandría.
    Hasta el día de hoy sigue siendo la donación cultural más cuantiosa de la historia.

    ResponderEliminar