miércoles, 25 de noviembre de 2009

Macartismo.

Cuando se habla de Cacería de brujas, inmediatamente pensamos en la edad media, en la inquisición, en persecuciones religiosas. Pero, hemos tenido cacerías de todo tipo a lo largo de la historia y, luego de la persecución que ocurrió en la inquisición (de la que hablaremos más adelante), la otra más conocida fue la encabezada por el senador norteamericano Joseph McCarthy en los Estados Unidos.

Entre 1947 y 1954, el Comité de Actividades Antinorteamericanas, inspirado por McCarthy, realizó una serie de episodios de represión política anticomunista. Miles de personas sospechadas de tener ideología de izquierda fueron sometidos a interpelaciones e investigaciones por el Departamento de Estado, el FBI y el Departamento de Justicia.

Recordemos que la época en que McCarthy promovió esta cacería de brujas, como se la conoció, se desarrolló en el primer ciclo de tensión de la Guerra Fría (ver la entrada Guerra Fría) en el que se da el Bloqueo de Berlín, se forma la OTAN, se produce el primer estallido de bomba atómica soviético y ocurre la Guerra de Corea. En este contexto, el presidente Truman, en 1947, aprobó el Programa de Lealtad de Empleados Federales, destinado a descubrir a los funcionarios sospechosos de “deslealtad” política.

El caso más resonante fue el juicio que se siguió contra Ethel y Julius Rosenberg, matrimonio acusado de espionaje atómico. Luego de tres años de juicio (1950-1953) este matrimonio fue condenado a muerte y fueron ejecutados en la cárcel de Sing Sing en la silla eléctrica. Si bien la condición de espías fue probada (luego de las muertes), el desarrollo del juicio y la brutalidad de la condena fueron un claro exponente del ambiente de persecución, miedo y presión impuestos por el macartismo.

Hollywood fue otra gran víctima de la cacería. Debido fundamentalmente a tres temas: los numerosos profesionales del cine procedentes de inmigración europea y con ideología progresista, la influencia social e ideológica que el cine ejerce en la sociedad y la publicidad que la presión política hacia la industria del cine le generaba al Comité de Actividades Antiamericanas.

Entre las numerosas víctimas se encontraba el gran Charles Chaplin que, harto de las persecuciones dejó los Estados Unidos para instalarse en Suiza. También Arthur Miller y el físico Robert Oppenheimer. Las listas negras de denunciados era interminables.

El fin llegó en 1954 cuando intentó probar la infiltración comunista en el Estado Mayor del Ejército. Esto provocó un voto de censura contra él en el senado que dio inicio a una investigación que terminó con su destitución. Murió tres años después.

Es realmente llamativo que en un país en donde se pregona por la libertad hayan existido tantas persecuciones: por raza, credo, ideología. Evidentemente al ser humano le cuesta mucho, sea cual fuere su nacionalidad, religión o raza, comprender que el otro sea diferente. Y respetarlo. Muchas cosas evolucionan y en otras estamos como en la época del hombre de Cromagnon.

Quiero dejarles el tráiler de una película BRILLANTE sobre este tema. La película es del 2005 y se llama Good Night, Good luck. Trata sobre un programa de la cadena CBS, encabezado por el periodista Edward Murrow y su equipo de producción, que enfrentó al Senador McCarthy y desenmascaró sus persecuciones. La ambientación es genial, las actuaciones y la película son imperdibles. Se las recomiendo muchísimo.




1 comentario:

  1. Muy tentadora la película Patito, parece interesante.

    beb.-

    ResponderEliminar