lunes, 9 de noviembre de 2009

Ich bin ein berliner.



Tengo perfectamente grabado en la mente el recital que se hizo cuando cayó el muro de Berlín. Yo tenía 17 años. El 21 de julio de 1990, Pink Floyd realizó The Wall Berlin 90, junto a muchos artistas. La emoción embargaba a cualquiera que amara la música. Imagínense a Roger Waters cantando Another brick in the wall con los restos del muro de fondo. Pero quien realmente me emociona en referencia a este tema, es David Bowie. Su famosa y hermosa canción Heroes trata de dos amantes separados por el Muro de la Vergüenza, como se lo ha llamado.
El Muro fue, exactamente, la separación física entre la Alemania Occidental y la Alemania Oriental, entre 1961 y 1989. Ocupaba 45 kilómetrso de largo en Berlín y 115 a lo largo del resto del territorio Alemán.
Luego de la Segunda Guerra Mundial, Alemania se dividió entre los Aliados (Estados Unidos, Inglaterra y Francia) y la Unión Soviética. En 1949, las tres zonas occidentales se convirtieron en la República Federal Alemana y la zona Oriental en la República Democrática Alemana.
La Alemania occidental alcanzaba grandes avances de reconstrucción del país y contaba con la ayuda de los que fueran aliados en la guerra. Su economía crecía fuerte al amparo de la nueva moneda, el marco. El contraste de estilos de vida de uno y otro lado era evidente y cada vez más gente decidía pasarse de Alemania Oriental a la Occidental, en vista de estar viviendo el totalitarismo retrógrado que reinaba en la URSS y sus países satélites.
Debido a este éxodo, en la madrugada del 13 de agosto de 1961, fuerzas de la Alemania Oriental levantaron, con alambres de púas y ladrillos, lo que ellos llamaban el Antifaschistischer Schutzwall, Muro de Protección Antifascista.
En los 28 años que estuvo levantado el muro, decenas de alemanes murieron por intentar cruzar hacia el otro lado. Piensen que muchísimas familias quedaron desmembradas por este Muro.
Si bien hubieron acuerdos para ir flexibilizando las visitas a Alemania Oriental, no fue sino hasta agosto de 1989 en que Hungría abrió su frontera con Austria, que comenzó el principio del fin de la Cortina de Hierro.
Desde este hecho, todos los lunes comenzaron a congregarse miles de alemanes pidiendo la caída del Muro y la reunificación de las Alemanias. Fue clave la intervención de Mijail Gorbachov, quien en una visita a la RDA anunció la quita de apoyo de la URSS si se utilizaba la violencia para dispersar a los manifestantes. A principios de noviembre, Erich Honecker, Jefe de Estado de la RDA, renuncia. El nuevo mandatario, Günther Schabowski, anuncia el 9 de noviembre de 1989, en una rueda de prensa, la caída
Hay muchas cosas para decir sobre la construcción y caída del Muro. Personajes históricos, anécdotas, conflictos, etc. Pero quería simplemente hacer una mención debido a cumplirse 20 años de la caída.
Los dejo con la frase que pronunció John Kennedy en su discurso del 26 de junio de 1963, en ocasión del decimoquinto aniversario del bloqueo de Berlín, impuesto por la URSS. En esa ocasión, basándose en el famoso dicho Yo soy un romano, expresó lo siguiente:

Two thousand years ago the proudest boast was civis Romanus sum [I am a Roman citizen]. Today, in the world of freedom, the proudest boast is 'Ich bin ein Berliner'... All free men, wherever they may live, are citizens of Berlin, and, therefore, as a free man, I take pride in the words Ich bin ein Berliner!



Hace dos mil años era un orgullo decir civis romanus sum [Yo soy un ciudadano romano]. Hoy, en el mundo de la libertad, uno puede estar orgulloso de decir Ich bin ein Berliner [...] Todos los hombres son libres, donde quiera que vivan, son ciudadanos de Berlín, y, por ello, como un hombre libre, estoy orgulloso de decir Ich bin ein Berliner!

1 comentario:

  1. Qué bueno que recuerdes esta fecha, Pato.

    ¿Viste que en nuestro país mucha bola no se le dió? (...)

    Muchas veces me he preguntado que tan necesaria fue la "revolución bolchevique" con todas las consecuencias a nivel mundial que la misma trajo. Pero claro, eso seguramente da para varios posteos, o, inclusive, charlas, seminarios, etc. ¿Por qué no? Pero no veo que haya inquietud (al menos en nuestro país, sobre este tema). O si la hay yo la desconozco.

    Vuelvo a lo específico de tu posteo. Yo tengo amigos que viven en Alemania desde hace muchos años. Recuerdo que me contaron todo lo que existencialmente implicó el mencionado acontecimiento. Una experiencia única, sumamente emocionante.

    Pero, por otra parte, con el correr del tiempo muchas espectativas no fueron del todo colmadas y entre mucha gente surgió cierta descepción. Todavía hay diferencias socioeconómicas bastante marcadas entre ambos sitios.

    Esto no implica celebrar el hecho de su caída, todo lo contrario. A mi parecer la experiencia bolchevique fue nefasta y trajo mucha sangre e involución en la humanidad.

    En fin, el tema es complejo y da para seguirlo.

    Te felicito por este blog, está re-bueno. Mirá que ando con muchas cosas para hacer, pero me re-engancho!

    Ah, "Heroes" es un temazo!!

    Besos
    R.P.

    ResponderEliminar