lunes, 16 de noviembre de 2009

De esas cosas que nos enteramos de casualidad...




En algún momento había escuchado que estuvo por acá cerca. Pero no lo recordaba.

Dándome una vuelta por blogs diversos, encuentro estas imágenes que me llevaron a investigar inmediatamente. Y ahí lo recordé.

Elizabeth Nietzsche, hermana del genial, genial, genial Federico (tan genial que no le dejó ni un poquito de genialidad a su hermana), estaba casada con un señor antisemita llamado Bernhard Förster. Tan anstisemita que calificaba a los judíos de "parásitos del cuerpo alemán". En una ocasión llegó a reunir doscientas setenta y siete mil firmas para lograr deportaciones de judíos, firmas que fueron entregadas a Bismark sin éxito.

Förster y Elizabeth tenían el sueño de construir un lugar, fuera de Alemania, donde todos los habitantes fueran de pura raza aria. Veían con malos ojos la inmigración alemana a los Estados Unidos.

Luego, valiéndose de un mapa, llegaron a Paraguay, ya que Sudamérica era el lugar donde Förster pretendía encontrar un paraje virgen, "lejos de las ideas de democracia", donde radicar su intento de población "pura".

Negoció la cesión de tierras fiscales con el entonces presidente paraguayo Bernardino Caballero. Aquí cabe aclarar que estamos hablando del año 1886, sólo habían pasado dieciseis años de la Guerra de la Triple Alianza, que dejó a Paraguay con menos de la mitad de la población, con mayoría de mujeres.

La colonia se llamó Nueva Germania y está ubicada a 250 kilómetros de Asunción, en el departamento de San Pedro. En principio llegaron catorce familias. Se dedicaron a la agricultura, en especial a la yerba mate. Debido a lo duro de la vida en la selva y al clima tropical y la mayoría se volvió a Alemania.

A los tres años de vivir en Nueva Germania, Bernhard Förster quedó en bancarrota y se suicidó. Elizabeth abandonó el Paraguay cuatro años después de la muerte de su marido.

Si bien la relación entre Fritz (tal el apodo de Friedrich Nietzsche) y su hermana y cuñado era muy mala, Förster legó Nueva Germania al gran filósofo (que nunca se hizo cargo de su herencia). Es importante aclarar que Friedrich nada tenía que ver con las ideas de raza pura de su cuñado y detestaba que lo confundieran con, como él lo llamba, "la canalla antisemita".

En 1889, año de la muerte de Förster, Nietzsche entra en la última etapa de su vida hundido en la locura.

Elizabeth, como comentamos anteriormente, volvió a Europa en 1893 y se dedicó a leer los escritos de Nietzsche y a darles su especial interpretación. Organiza el "Archivo Nietzsche" y la publicación de los trabajos inéditos de su hermano. Si bien no falsificó los textos, los manipuló para que encajaran en la naciente ideología nazi.

A los ochenta y cuatro años se afilió al partido nacional Socialista Alemán y, en un acto, le regaló a Hitler el bastón que había sido de Fritz.

Falleció en 1935 y Hitler ofreció un funeral de estado.

3 comentarios:

  1. No conocía esta historia. Muy loca. Lo que sí sé es que se han utilizado texto (o partes de los mismos) de Nietzsche para promover el movimiento nazi entre los intelectuales. Por cierto, hay que reconocer, que la obra nietzscheana se encuentran ciertos pasajes que hablan denostadamente sobre loss judíos. Pero eso no agota su genial filosofía.

    Muy buena historia; ¿habrá quedado algún paquete de esa yerba mate?

    Besito!
    R.P.

    ResponderEliminar
  2. Si, lo de Nietzsche es verdad, pero a mi criterio, critica muchísimo más a los católicos. De todas maneras él no hace un culto del antisemitismo. Critica a todos los sitemas de creencias desde Platón a su época. Y lo de la yerba lo pensaba hace exactamente cinco minutos. Habrá quedado alguna? Besos!

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post Pato, no tenía ni idea de este dato; me sorprendió por completo. Un beso.

    ResponderEliminar