viernes, 23 de octubre de 2009

Isidro


Hoy, 23 de octubre, se cumplen 10 años de la muerte de Isidro. Murió en terapia del Centro Gallego. Claro que no podía ser en otro lugar. Descendiente de españoles, muy orgulloso de sus raíces, nunca se le ocurrió siquiera irse de esa clínica, cuya cuota seguía pagando religiosamente todos los meses, como si estuviera manteniendo la memoria de sus antepasados.
Isidro nació el 16 de octubre de 1916. Era el mayor de cuatro hermanos: dos varones y dos mujeres. Sus padres, José y Jesusa, eran inmigrantes españoles, gallegos. Jesusa llegó casi “escapando” de una historia en el viejo continente. Un capítulo que nunca más abrió. José se adaptó maravillosamente bien a este país. Hasta decidió participar en política. Muy radical él, dejó la militancia luego de haber tenido que esconderse al ser derrocado Yrigoyen en 1930. Al ver que su familia podía quedar comprometida, decidió abrirse, y nunca más volvió a militar.
La educación de Isidro, al igual que la de sus hermanos, se limitó a terminar 6º grado de la escuela primaria, que en aquel entonces era el último año antes de ingresar a la secundaria. A los 12 años comenzó a trabajar, algo no tan raro en aquella época. Si bien no pudo terminar sus estudios, siempre fue un apasionado por la historia.
En el año 1932 comenzó a trabajar en el cementerio de la Chacarita, como ayudante de cuidador de nichos. El 17 de octubre del año 1945, junto con su hermana Nélida, fueron caminando a la Plaza de Mayo a pedir por la liberación de Perón. Siempre fue Peronista. Creyó en Perón y en sus promesas de cambio y de igualdad social.
Se casó con Adela y tuvieron tres hijas mujeres. Tuvo nueve nietos. Tuvo nueve bisnietos, aunque sólo conoció uno.
Isidro formó una familia muy convencional y conservadora. Esas que se ven en películas como las de Lolita Torres. Siempre siguió con admirable prolijidad los mandatos de la sociedad, de la Iglesia Católica, del peronismo. Santificaba las fiestas, se reunía con toda la familia, asistía a misa, era tranquilo y un ejemplo de marido, celebraba las comuniones y el cumpleaños de 15 de cada una de sus hijas.
Dejó su trabajo en 1999, tres días antes de morirse. Luego de haber trabajado 67 años en el mismo lugar. En esos 67 años, entró a la misma hora al trabajo, caminó las mismas cuadras hacia su trabajo, volvía a su hogar a almorzar a la misma hora mientras Adela lo esperaba con la comida en el plato y su vaso de vino tinto. Por las tardes, lo esperaba con mate. Los domingos almorzaba con sus hijas, maridos y nietos. Las navidades se pasaban en su casa y todos los 31 de diciembre se despedía el año en Avellaneda, en la casa de la hermana de su esposa. Su vida es digna de un libro de Gabriel García Márquez, porque pareciera que en vez de haber ocurrido en Buenos Aires ocurrió en Macondo.
Transitando el siglo XXI, en un mundo que cambia a velocidades extremas, me es muy difícil pensar en tener una vida tan apacible, tranquila, monótona. Pero como ya dije, Isidro cumplió con los mandatos. Fue feliz a su manera, dentro de los parámetros en los que vivía. Pero a veces creo él se preguntaba si había otra manera de vivir la vida.
Lo recuerdo esperándonos en el zaguán de su casa, sentado en la sillita matera. Cuando nos veía bajar del auto abría sus brazos para darnos un abrazo envolvente.
Isidro murió hace 10 años. Y es parte de mi historia.
Isidro es mi abuelo. El mejor abuelo que alguien pueda tener. Y lo extraño.

7 comentarios:

  1. Gracias Pato por hacernos recordar a Titi de esa manera. Estoy con vero, y también lo extrañamos....

    Nati

    ResponderEliminar
  2. El articulo es emocionante y sin duda Pato una vez mas nos demuestra que tiene un gran don.

    yo

    ResponderEliminar
  3. Me emocioné. Yo también lo extraño. Gracias Pato!

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo lo que escribiste, Pato!!!
    Un homenaje genial, que me llevo a recordar a mi gente querida. Creo yo, no hay mejor escritor que aquel que logra que el lector vuele con su imaginacion y se emocione.

    Un besote VERO

    ResponderEliminar
  5. Que linda manera de recordar...

    ResponderEliminar
  6. me pregunto si alguna vez se habra arrependido de vivir asi???

    ResponderEliminar